Empresas de servicios

Grupo Norte ingresa un 14% más y abrirá sede en Portugal

José Rolando Álvarez, presidente del Grupo Norte.
José Rolando Álvarez, presidente del Grupo Norte.

La compañía de servicios para empresas Grupo Norte acabó el pasado año con una mejora del 14% en la cifra de negocio hasta superar por primera vez los 200 millones de euros. “Ha sido un año de transformación y hemos querido liderar este cambio”, aseguró el presidente José Rolando Álvarez durante la presentación de las cuentas de 2015. La sociedad ha aumentado su plantilla en 540 personas, hasta las 12.700.

El grupo ha visto, sin embargo, como sus resultados caían debido a los gastos extraordinarios en su plan de transformación para los próximos años. Así, el ebitda de la compañía cayó un 25%, aunque el recurrente ha crecido un 30%. El resultado el ejercicio fue “positivo en unos 200.000 euros”, según señaló su presidente.

La presentación de resultados coincidió con el anuncio del desembarco de Grupo Norte en Portugal. La compañía va a abrir “antes de que acabe el año” su primera oficina en Lisboa. Posteriormente, el grupo comenzará a operar en Oporto. “Lo que hacemos es abrirnos a nuestros vecinos”, explicó Álvarez. “Nuestros clientes nos pedían poder dar nuestros servicios en sus negocios en el mercado portugués”, añadió. “Portugal ha hecho muchas reformas y ahora es interesante para invertir”.

Portugal se une así a los otros mercados internacionales en los que opera el grupo: Perú y Chile. “Hemos invertido mucho para convertirnos en un actor importante en el sector de servicios para empresas”. A corto plazo, la compañía prevé quedarse ahí para asentar sus nuevos mercados. En el futuro, Grupo Norte se muestra interesado en otros países como Colombia o México.

La compañía anunció también un cambio en el consejo de administración, dando cabida a consejeros independientes que “mejoren la toma de decisiones”.

Álvarez prevé un aumento de las ventas para este ejercicio que irá acompañado por un crecimiento en la plantilla. Sin embargo, advirtió que la situación política afecta a la economía. “Hay un freno a la inversión extranjera y aunque España va a crecer este año por encima del 2%, tendría potencial para hacerlo más de un 4%”, aseguró.

A ello, el directivo añadió que la economía también se resiente cuando un partido “promete derogar reformas como la laboral”. En este sentido, aseguró que España todavía necesita ajustes pero que estos no pueden ser contra las personas. “La crisis todavía no ha acabado, hay cinco millones de personas en paro y un millón de hogares con pobreza energética”, concluyó.