Editorial

Inversores con planes para España

En tiempos de incertidumbre los inversores se lo piensan dos veces. Y si a un entorno interior incierto se le suman inquietudes exógenas se multiplican las dudas. Cuando, como ocurre hoy, la recuperación de la economía mundial es “frágil”, como se ha encargado de certificar el FMI, y además está amenazada por nuevos riesgos, las dudas a la hora de apostar se multiplican. Por esa razón es más significativa la buena acogida al Spain Investors Day, que esta semana celebra su sexta edición en Madrid. Exponer a los inversores internacionales, en un mismo escenario y con fiabilidad, la situación real del país y los planes de las compañías españolas es una fórmula adecuada para despejar dudas. El encuentro entre dos centenares de inversores de primera línea de Reino Unido, Alemania, Bélgica, Suiza, Francia, Dinamarca, Canadá, Singapur, Estados Unidos, Austria o Italia, además de España, con altos representantes de un número récord de grandes empresas españolas es una cita que se ha demostrado fructífera, pero que en las actuales circunstancias políticas debe adquirir más valor. Los responsables económicos de los principales partidos, que participarán en el encuentro, tienen una inmejorable oportunidad para transmitir la confianza que esperan los inversores para renovar su apuesta por España.