Inversión TIC

El gasto tecnológico mundial caerá un 0,5% en 2016

El gasto en dispositivos caerá un 3,7%.
El gasto en dispositivos caerá un 3,7%.

El gasto mundial en tecnologías de la información experimentará un pequeño retroceso en 2016 del 0,5% hasta 3,49 billones de dólares (unos 3,06 billones de euros), según las últimas previsiones publicadas por la consultora Gartner. La firma había avanzado un crecimiento del 0,5%, pero finalmente cree que el gasto se reducirá por la incertidumbre económica que provoca que las organizaciones sean más cautas en sus inversiones. También culpa a la fluctuación de las divisas.

Aún así no todos los segmentos caerán. Los dispositivos y los servicios de telecomunicaciones no experimentarán crecimiento, mientras el resto de áreas sí disfrutarán de mayor gasto. El mercado de dispositivos, que incluye PC, teléfonos móviles e impresoras reducirá sus ingresos un 3,7% a lo largo del año hasta 626.000 millones de dólares. En lo que respecta a los servicios de telecomunicaciones, el gasto decrecerá un 2%, con un gasto que se elevará a 1,4 billones de dólares.

En cambio, el gasto en sistemas de centros de datos crecerá hasta 175.000 millones de dólares, lo que supondrá un 2,1% más con respecto a los datos de 2015.

El gasto en software empresarial también se incrementará, en concreto un 4,2% hasta 321.000 millones de dólares, al igual que las partidas de servicios tecnológicos, que ascenderán a 929.000 millones de dólares. De cumplirse la estimación de Gartner, el aumento será del 2,1% pero, lo más importante, es que este segmento vuelve a la senda del crecimiento, gracias en parte por el empuje de Japón e India y pese al estancamiento de China, Brasil o Corea del Sur.

No obstante, según los expertos de Gartner, las empresas son conscientes de la necesidad de invertir en tecnología para soportar el negocio digital. Para conseguir esa evolución, la tendencia será optimizar costes en algunas áreas para redirigir los recursos a la parte digital. “Las compañías necesitan invertir para convertirse en negocios digitales y no quedar como empresas irrelevantes”, asegura John David Lovelock, vicepresidente de la consultora.