La aseguradora ganó en España 95 millones, un 4% más

AXA renuncia a 100.000 pólizas de auto por la guerra de precios

La compañía ha cancelado varios contratos deficitarios con grandes compañías de renting

AXA es uno de los mayores inversores en deuda soberana española, con 14.600 millones

Jean-Pault Rignault, consejero delegado de AXA España.
Jean-Pault Rignault, consejero delegado de AXA España.

AXA España obtuvo un beneficio neto de 95 millones de euros en 2015, un 4% más que en 2014, después de que la mejora de la siniestralidad le permitiera elevar la rentabilidad en todos los ramos, lo que compensó la reducción del negocio, especialmente en no vida y pensiones.

El segmento de negocio que registró una mayor contracción fue del seguros de coches, donde la compañía perdió 100.000 pólizas. El consejero delegado de AXA España, Jean-Paul Rignault, ha explicado que ha sido una decisión estratégica, para deshacerse de algunos perfiles de clientes que eran poco rentables.

"Durante el año pasado terminamos de desprendernos del negocio de flotas de vehículos, especialmente de coches de alquiler, debido a que era un segmento que llevaba años siendo deficitario", apunta Rignault. Además, la compañía francesa ha analizado a fondo sus carteras de asegurados procedentes de mediadores, y ha realizado una limpia de los perfiles menos rentables. "Aún así, hay que tener en cuenta que la mayor parte de esta acción se han concretado en la no renovación de pólizas y en ser mucho más selectivos con el nuevo negocio. De hecho, nuestra cartera tan solo se ha reducido un 2%".

En el ámbito de las flotas de renting, AXA ha ido dejando caer 10 grandes contratos en los últimos dos años, que tenían un volumen agregado de casi 200 millones de euros.

El consejero delegado reconoce que la guerra de precios desatada en el sector ha estrechado muchísimo los márgenes. Este factor, unido al aumento de la siniestralidad y al nuevo baremo de indemnizaciones, ha hecho que este negocio tenga cada vez más difícil ganar dinero. "Nos hemos replegado de forma consciente, para estar mejor preparados ante la tormenta perfecta que se avecina", explica Rignault.

El volumen de negocio del área de no vida (fundamentalmente seguros de coches) se redujo el 12% y quedó en 1.375 millones de euros. Por contra, los seguros de salud crecieron un 4,5% (por encima del mercado) y alcanzó los 161 millones. Los seguros de vida se mantuvieron en 757 millones tras aumentar el 0,8%. El área que más creció en este ámbito fue el de los seguros de ahorro unit linked, ligados a fondos de inversión.

  • Gran inversor en deuda pública de España

Rignault destacó que la entidad sigue siendo uno de los principales inversores internacionales en deuda soberana española, con un volumen de 14.600 millones de euros, una inversión “excelente” que les ofrece una tasa de retorno bastante elevada en el actual escenario de bajos tipos de interés.

Preguntado por cómo afecta a esta inversión la inestabilidad política que se vive en España, explicó que “es evidente” que el entorno de incertidumbre no es bueno para el negocio ni para la inversión extranjera en España, por lo que expresó su deseo de que el país salga lo antes posible de esta situación.

Según el directivo, sería una pena que (la inestabilidad y la falta de Gobierno) echara a perder la recuperación de la economía española y las buenas perspectivas de futuro que existen, muy lejos ya de la situación que había en 2012, a su llegada a España, cuando “sólo se hablaba de rescate”, recordó.

Rignault se mostró satisfecho con las cifras de 2015 y aseguró que la entidad ha cumplido sus objetivos al crecer en salud y vida por encima del mercado y elevar la rentabilidad técnica del negocio de no vida, pese a la caída del mismo.