El auditor no dispone de información sufuciente

Ernst & Young duda de la veracidad de las cuentas de Pescanova

Fábrica de Pescanova.
Fábrica de Pescanova.

Ernst & Young (EY) se ha plantado y ha dicho que no va a firmar las cuentas de Pescanova, puesto que no dispone de las cuentas anuales auditadas del ejercicio 2015 de Nueva Pescanova. 

"Tan pronto como Pescanova. tenga acceso a las cuentas anuales auditadas 2015 de Nueva Pescanova, reformulará en consecuencia sus propias cuentas anuales 2015, lo que dará lugar a la emisión de un nuevo informe de auditoría", señala compañía, cuya intención era volver a cotizar en breve, a la CNMV.

Esto se produce después de que el crédito que los bancos accionistas de Nueva Pescanova concedieron a la empresa por hasta 125 millones con un interés del 15% y una comisión de 300 millones provocara que la firma reelabora el pasado 18 de marzo sus cuentas de 2015, en las que deja a 0 su patrimonio neto.

A comienzos de febrero, Nueva Pescanova comunicó la activación de un crédito de 125 millones a 20 años con un interés del 15% anual y una comisión de 300 millones. Y esto ha tenido efectos retroactivos en la información financiera de la compañía. La empresa ha explicado que deja en cero su patrimonio neto.

Así, en la información que envió a la CNMV desaparece el patrimonio de 70 millones que la vieja Pescanova, los antiguos propietarios del grupo, transmitió a Nueva Pescanova. Esto se produce, debido a que si una compañía firma un crédito con uno o varios socios en condiciones desfavorables, el sobrecoste se debe registrar como una minusvalía en el momento de la firma. El importe de más que supone el crédito se come con mucho los 70 millones de euros de patrimonio incorporado por los propietarios que controlaban la empresa.

La decisión de utilizar el crédito tendría dos efectos negativos sobre Nueva Pescanova, según el informe de gestión enviado a la CNMV. Primero, y que ya se ha producido, reduciría el patrimonio de Nueva Pescanova a 0. Segundo, las pérdidas acarreadas por el crédito supondrían aproximadamente unos 90 millones. Y tercero, los intereses supondrían una pérdida adicional de liquidez para el grupo.