El Supremo rechazó las compensaciones

Los afectados por la talidomida llevan a Grünenthal al Constitucional

Las víctimas por la talidomida presentó este jueves un recurso al Constitucional contra el fabricante del fármaco Grünenthal para que se les garantice compensaciones.

Fotografía de archivo (14102013) del juicio contra la farmacéutica Grünenthal.
Fotografía de archivo (14/10/2013) del juicio contra la farmacéutica Grünenthal.

Las víctimas de la talidomida presentaron este jueves un recurso de amparo en el Tribunal Constitucional contra la sentencia del Supremo en la que se les negó la indemnización que reclamaban a la farmacéutica alemana Grünenthal, al considerarla injusta por vulnerar los derechos de los afectados.

El Supremo rechazó en septiembre de 2015 el recurso de las víctimas y les negó la indemnización que pidieron al laboratorio, que comercializó un medicamento para embarazadas que causó malformaciones a miles de niños en la década de los cincuenta y sesenta, al entender que la acción de los afectados había prescrito.

El recurso de amparo que han presentado se basa en que esta sentencia utilizó unos informes para comprobar la relación entre el daño y el medicamento fechados “de manera errónea” en 2008, cuando son de 2010, por lo que no estaría prescrito.

Así lo ha explicado a las puertas del Constitucional el abogado de la Asociación de Víctimas de la Talidomida (Avite), Ignacio Martínez, quien está convencido de que se estimará el recurso porque las infracciones son patentes. “Me niego a pensar que el caso de la talidomida en España acabe de una manera tan impresentable”, indicó el letrado, para añadir que en el caso de que el Constitucional rechace el recurso acudirán al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo.

Por su parte, el presidente de la asociación Avite, José Riquelme, lamentó que no se haya tratado a los afectados por la talidomida en España, que son unos 400, como en otros países en los que sí han sido indemnizados, como en Alemania. “La gran desgracia de las víctimas es haber nacido en España”, criticó.

A su vez, la firma farmacéutica Grünenthal mostró en un comunicado este jueves su discrepancia con el relato de los hechos por Avite y ha señalado que es “difícil entender por qué utilizan una vía tan compleja como es la demanda en lugar de solicitar ayudas económicas que puede alcanzar más de 7.000 euros al mes”. Ha reiterado que lamenta esta “tragedia” y ha recordado que la Fundación Contergan apoya a 2.700 personas afectadas por un producto con talidomida de Grünenthal en 38 países, incluyendo diez en España.

El propio ministro de Sanidad, Alfonso Alonso, ya se mostró el pasado año favorable a la reclamación. “Pedimos que se les indemnice, respetando las sentencias que emiten los tribunales pero considerando que no resulta justo que en otros países europeos estos afectados hayan sido indemnizados y no lo sean en España”, comentó entonces el ministro. Una reivindicación a la que se ha sumado el PSOE y varias comunidades autónomas. Por ejemplo, el pasado lunes el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía publicaba una orden por la que la Consejería de Salud crea el registro de personas con anomalías connatales causadas por la talidomida.