Reclaman empresas más grandes y más I+D

Los expertos piden medidas para reindustrializar España

Valentí Pich, presidente del Consejo General de Economistas.
Valentí Pich, presidente del Consejo General de Economistas.

España es un país de servicios, que ya aportan a la economía nacional más de dos tercios del PIB. En el otro lado se sitúa la industria, que en el inicio de la democracia pesaba el 39% del PIB y que tras las numerosas reconversiones y deslocalizaciones apenas supone en la actualidad el 15,5% del PIB. Unas cifras inasumibles para una economía que requiere un nuevo modelo productivo basado en actividades que aporten más valor añadido. Es la principal conclusión de la última edición de la revista 3ECONOMI4, elaborada por el Consejo General de Economistas en colaboración con la Universidad Camilo José Cela, que incide en la necesidad de las ganancias de competitividad. “El reto fundamental radica en la mejora de la competitividad sostenible, aquella que se basa no solo en el abaratamiento sistemático de los costes laborales y sociales o en el incumplimiento regulatorio, sino en la mejora sostenible de la productividad sobre la base de incorporar conocimiento e innovación en los procesos productivos”, dijo José Luis Cubero, decano de la Facultad de Derecho y Economía de la Universidad Camilo José Cela.

Una tesis que va en la dirección opuesta de lo realizado por el Ejecutivo en funciones en los últimos cuatro años. El recorte del gasto público y de la inversión se ha visto acompañado de devaluaciones salariales, medidas todas ellas incompatible con el objetivo marcado por la Comisión Europea para todos sus miembros:que en 2020, la industria represente el 20% del PIB. Para corregir esa situación, el artículo propone un decálogo de actuaciones, entre las que destacan la propuesta para que las empresas españolas ganen tamaño para hacerse más competitivas. Los últimos datos del Ministerio de Economía muestran que el 68% de las compañías que vende bienes a terceros solo lo hace en dos países y la principal razón es su reducido tamaño, lo que le impide acceder a financiación. En el otro lado se sitúan las empresas que exportan más de 250 millones de euros, que venden en una media de 42 países.

El presidente del Consejo General de Economistas, Valentí Pich, abogó por la conformación de un gobierno cuanto antes ante la necesidad de definir políticas industriales. “Pero sobre todo han de crearse condiciones que coadyuven en ese sentido, como infraestructura o logística. Es un tema estratégico que no puede sufrir ningún retraso, por lo que la ausencia de estabilidad política resulta inquietante, ya que para implementar estas medidas se requieren consensos institucionales a largo plazo”.