La banca debe detallar comisiones y alianzas al supervisor

Linde fiscalizará las tarifas de los cajeros desde finales de abril

Este miércoles entra en vigor la circular del Banco de España que obliga a la banca a mantener informado al supervisor sobre su nueva política de cobro por uso de cajeros y sobre sus alianzas.

Fachada de la sede del Banco de España. EFEArchivo
Fachada de la sede del Banco de España. EFE/Archivo EFE

El Banco de España tendrá desde abril información detallada de primera mano y permanentemente actualizada sobre las comisiones que cobra cada entidad financiera cuando sus cajeros automáticos sean utilizados por clientes de otras firmas.

Así lo fija finalmente la circular del supervisor que fue publicada este martes en el Boletín Oficial del Estado (BOE) y que viene a complementar el decreto ley que el Gobierno aprobó el pasado 2 de octubre para asegurar que la banca no cobra una doble comisión a quien retira efectivo de un cajeros.

La circular, que entra este miércoles en vigor, da 20 días hábiles al sector financiero para remitir toda la información referente a las tarifas aplicadas por este servicio y a las distintas alianzas selladas en este campo con otras entidades.

En cifras

50.479

cajeros automáticos hay registrados en el país según los datos del Banco de España que reclamará información actualizada de las tarifas que se aplican las entidades entre sí por el uso de todos los terminales.

32.400

euros anuales le costará al sector financiero español mantener informado constantemente al Banco de España de su política de cobro en cajeros automáticos, según la memoria económica que acompañó a la medida.

Cada banco o caja tiene por tanto hasta el próximo 25 de abril para remitir una serie de formularios al organismo que gobierna Luis María Linde detallando qué comisión habitual cobran al resto del sector cuando clientes ajenos hacen uso de sus cajeros y, en caso de haber sellado acuerdos, qué tasas específicas se han pactado con otras firmas. Los datos deben estar actualizados con fecha de este jueves, 31 de marzo.

De esta forma, los tres grandes bancos del país informarán al supervisor de que no han alcanzado acuerdo alguno con otras entidades. Es el caso de CaixaBank, que motivó la nueva regulación tras sorprender al sector el año pasado anunciando que cobraría dos euros a cada cliente de otra entidad que usara uno de sus 9.700 cajeros y que se ha adaptado a la regulación remitiendo un coste similar a las entidades de la competencia. Otro tanto han decidido hacer BBVA, con 5.900 cajeros, en los que cobrará 1,87 euros al resto de entidades, y Banco Santander, con unos 5.000 terminales para los que aplicará una tasa de 1,85 euros.

En paralelo, sin embargo, se han conformado grandes alianzas de entidades y otros importantes acuerdos puntuales. Por un lado, el grueso de las entidades adheridas a la red Euro 6000, concretamente Kutxabank, Ibercaja, Liberbank, BMN, Abanca, grupo Unicaja –incluyendo EspañaDuero–, Cecabank, y las cajas de ahorros Ontinyent y Pollença, se cobran unas a otras 45 céntimos por operación.

Todas ellas, a su vez, forman parte de una gran alianza con Bankia y Banco Sabadell, sumando 17.808 cajeros en todo el país, en la que unas a otras se aplicarán una tasa de 65 céntimos cuando el cliente de una firma use el cajero de una aliada.

De otra parte, Bankinter, Banco Popular, Cajamar, Laboral Kutxa, Caja Rural y Deutsche Bank han acordado cobrarse también 0,65 euros entre ellas mediante pactos bilaterales que suman una red de 8.143 cajeros.

En este frente, sin embargo, Bankinter también ha llegado a un acuerdo bilateral con Banca March mientras que, por contra, sí que cobra un euro por uso a Banco Popular, al que aplica su tarifa habitual para terceros con los que no ha alcanzado pactos.

Cajamar, por su parte, ha alcanzado acuerdos bilaterales con el resto de cajas rurales y cooperativas así como con Bankinter, Popular, Banca Pueyo o Banco Caminos, poniendo a disposición de sus clientes una red asociada de 7.700 cajeros. ING, finalmente, ha alcanzado un acuerdo para acceder sin coste a la red de Banco Popular.

Estas tarifas, en todo caso, son las que unas entidades se aplican a otras y cada cuál decide luego si traslada la comisión íntegra, o parte –pero nunca una mayor– a su cliente.

A partir de aquí, la nueva circular del Banco de España obligará a las entidades a informar de cualquier cambio en estos acuerdos, o de la firma de nuevas alianzas, en 10 días hábiles desde que se produzca una alteración del mapa actual. Igualmente, las entidades deberán reenviar toda la información en los 10 primeros días hábiles de cada enero ofreciendo los datos actualizados de cierre del ejercicio anterior.