El consorcio, formado por CH2M y Atkins, se encargará del diseño de la línea

Sener se adjudica el primer gran contrato del AVE de Reino Unido

El proyecto íntegro de la segunda línea de alta velocidad asciende a 50.000 millones

La línea de AVE Barcelona - Girona.
La línea de AVE Barcelona - Girona.

El consorcio liderado por la empresa CH2M y en el que participa la española Sener se ha adjudicado el primer gran contrato de ingeniera del proyecto de construcción de la segunda línea de AVE de Reino Unido. El contrato ronda los 350 millones, pero es fundamental para la suerte de las grandes compañías españoles de construcción que han presentado oferta para la ejecución de las obras en las que se prevé invertir un total de 50.000 millones.

La experiencia de la ingeniera Sener en la construcción de la red de alta velocidad española, la mayor de Europa y la segunda más grande del mundo después de China, ha sido clave para obtener el primer gran contrato de ingeniería del proyecto de construcción de la segunda línea de alta velocidad de Reino Unido. El contrato es clave para la suerte de los grandes grupos de construcción españoles que esperan adjudicarse alguno de los contratos para la ejecuciuón de las obras. El montante del acuerdo ronda los 350 millones de libras (442 millones de euros) y tendrá una duración de 10 años, hasta que finalicen las obras, cuya inauguración está prevista para el 2026.

El consorcio, que lidera la americana CH2M y del que también forma parte Atkins, que participan en el desarrollo de la red de Crossrail, un sistema alternativo público de transporte público, que se está construyendo en Londres, trabajará directamente con HS2, la sociedad pública que gestiona todo el proyecto, en el diseño de la primera fase del AVE que unirá Londres con Birmingham, situada en la parte central de país. Además del diseño, el contrato prevé que lleven a cabo la supervisión de la ejecución de las obras. El inicio de los trabajos está previsto para el próximo año. Serne se convierte así en el socio de HS2 para preparar la licitación de los grandes contratos de construcción de la línea de alta velocidad .

Un contrato clave

Es fundamental, por tanto, para la suerte de empresas españolas, como FCC, Ferrovial, ACS y Acciona, que están interesadas en participar en el proyecto. El presupuesto total, duramente criticado por la Cámara de los Lores que pone en duda la rentabilidad de la inversión, asciende a los 50.000 millones de euros. En la primera fase está previsto que se adjudiquen un total de siete lotes de cuantías que variarán entre los 850 millones a los 2.000 millones. En junio de 2015, ocho consorcios presentaron sus ofertas previas, que se formalizarán de forma definitiva a mediados de este año. En cuatro de ellos están presentes empresas españolas.

El grupo ACS, que preside Florentino Pérez, participa a través de sus principales marcas de construcción (Dragados y Hochtief) y va de la mano de la local Galliford Try. Por su parte, Ferrovial, a través de su filial británica Amey, va con Morgan Sindall y BAM. El grupo que controla la familia Del Pino cuenta con pedidos en Reino Unido por 8.000 millones, además de gestionar Heathrow, en Londres, el mayor aeropuerto del país. Estas dos parecen las mejor colocadas ya que participan en la construcción del Crossrail en el que también interviene el principal socio de ingenieria del proyecto, la americana CH2M.

Por su parte, FCC acude con Laing O’Rourke y Murphy, y Acciona con Sisk y Lagan. Entre los otros cuatro consorcios destaca la presencia de los gigantes franceses Vinci, Eiffage y Bouygues y de la escandinava Skanska.

Un proyecto que levanta el recelo de los "lores"

La Cámara de los Lores se opone al proyecto del Gobierno británico de invertir 50.000 millones en una segunda línea de AVE del país, consideran que es “ un gasto desproporcionado que el país no se puede permitir”.
España ha invertido una cantidad muy próxima a ésta en su red, la mayor de Europa, pero ninguna de las líneas es rentable, de acuerdo con un informe de Fedea, un think tank creado por el exgobiernador del Banco de España, Luis Ángel Rojo.

El estudio, tras realizar una proyección de los cuatro corredores de alta velocidad para los próximos cincuenta años, señala que los ingresos que previsiblemente generará el AVE Madrid-Barcelona cubrirán solo el 45,9% del coste de su construcción y mantenimiento. En concreto, el informe augura que este AVE generará ingresos de 5.094,9 millones en esos 50 años, frente a los 7.541,22 millones que ha costado su construcción y los 1.630,52 millones que supone su mantenimiento.

El porcentaje de amortización de costes del AVE a Barcelona desciende hasta el 11,37% en el caso del corredor AVE a Andalucía y al 9,6% en el AVE a Levante. El Corredor Norte arroja incluso un porcentaje negativo del 1,41%, lo que implica que su funcionamiento requiere subvenciones públicas.

El Comité de Asuntos Económicos de la Cámara de los Lores rechazó la propuesta del Gobierno al considerar que el propósito de mejorar la conexión entre la Londres y la zona norte del país, puede llevarse a cabo con un inversión menor. El citado comité fue más lejos al cuestionar la rentabilidad del proyecto. “La inversión en la mejora de las conexiones ferroviarias del norte de Inglaterra debería reportar beneficios económicos por unidad de coste mucho mayores”, argumetan.