Aumenta un 37% los gerentes comerciales y crea el analista de riesgos

Santander aviva la guerra por captar pymes

GRA261. SANTANDER, 18032016.- La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, durante la junta general anual de accionistas que se ha celebrado el pasado 18 de marzo en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Santander. EFE Pedro Puente Hoyos
GRA261. SANTANDER, 18/03/2016.- La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, durante la junta general anual de accionistas que se ha celebrado el pasado 18 de marzo en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Santander. EFE/ Pedro Puente Hoyos EFE

Todas las entidades financieras españolas buscan los mismos nichos de clientes para crecer y mejorar sus ingresos, sobre todo en estos años en los que el sector debe operar bajo de la presión de unos tipos de interés al 0%, y que se alargará como mínimo este año y el que viene.

Vincular más al cliente y captar un mayor número de usuarios rentables es la estrategia que han puesto en marcha prácticamente todos los bancos, y el segmento de pymes es el más codiciado por todos, al ser el que deja un mejor margen de negocio. De ahí, que la guerra por atraer el mayor número de empresas se ha endurecido en los últimos meses. Santander ha sido, de hecho, uno de los bancos más activos en impulsar su negocio con pymes.

Con una cuota de mercado en España en el segmento de pymes del 20%, según consta en su informe anual, su objetivo es ganar dos puntos porcentuales más este año, un ambicioso proyecto que le llevaría a controlar el 22% del total del negocio bancario con pequeñas y medianas empresas en el país.

Para conseguir este objetivo su estrategia está basada en la cuenta 1,2,3, lo que según el banco, supone un nuevo concepto de relación con el cliente que premia su vinculación por transaccionalidad e incrementa la relación entre la pymes o el particular y el banco.

Denuncian al Banco de Portugal por la venta de Banif

Cerca de 40 afectados por la resolución del luso Banif han presentado una denuncia colectiva contra el supervisor portugués, responsable de definir la solución encontrada para la entidad. Según publica la edición digital del Diário Económico, los denunciantes consideran que se vieron perjudicados “de forma gravísima por las deliberaciones del Banco de Portugal (...) que dieron lugar a la confiscación de bienes y derechos de Banif para venderlos después por una bagatela a Santander Totta”. La operación, realizada en diciembre, generó un coste al Estado de 3.000 millones.

De momento, el banco ha conseguido superar el millón de nuevas cuentas entre pymes y particulares, y en 2016 espera alcanzar los dos millones de clientes. La presidenta de Santander, Ana Botín, ya explicó en la junta de accionistas del banco, celebrada el pasado 18 de marzo, que en Reino Unido esta estrategia de vinculación ha llevado a la entidad a incrementar “el beneficio neto un 61% desde 2012”. La estrategia 1,2,3 destinada solo a pymes (diferente a la de particulares) se complementa con una oferta no financiera con la que el banco apoya a las pymes en su formación, internacionalización, empleo y digitalización, explica la entidad. La cuenta 1,2,3 para pymes ofrece bonificaciones por pagos de nóminas y seguridad social, impuestos y suministros relacionados con la actividad empresarial. A finales de año esta cuenta había sido contratada por 50.000 pymes.

El banco también está reforzando el equipo comercial especializado en el segmento de pymes y negocios. En diciembre el número de gestores comerciales de empresa pasó de 537 a 737 personas, un 37% más, “señal inequívoca de la clara apuesta del banco por las empresas en España”, señala la entidad.

Además, cuenta con 154 oficinas especializadas en empresas, “la red más extensa de España, dotadas con personal especializado, como los gerentes de empresa”, explica el banco, y añade que los equipos de negocio internacional, de banca transaccional y de tesorería también dan su apoyo a las pymes.

El reto es dar el salto y convertirse en el banco de referencia de las pymes, título que lo tiene desde hace ya varios años Banco Popular.

Otro elemento que Santander destaca como vía para impulsar su negocio con pymes es el capítulo de riesgos, elemento que les diferencia del resto de los bancos, según aseguran. Así, todas las empresas que facturan más de 2 millones de euros al año, cuentan además de con un gerente de empresa con un analista de riesgos. “No nos olvidemos que la principal necesidad que tienen las pymes es la financiación y, por tanto, el binomio comercial-riesgos, es un elemento muy valorado por los clientes”.

Otro de los objetivos del banco para este año es situar el coste del crédito por debajo del 0,60%, algo que ahora tienen más fácil, con la nueva medida del BCE, que ha reducido aún más el precio de los préstamos, para dejarlos en el 0%.

Santander cerró el año con un volumen de créditos en España de 155.204 millones, el 3% menos que hace un año. Pese a ello, el nuevo crédito a pymes subió un 18%, y un 27% el de individuos.