Afectará al sector automovilístico, de servicios y alimentación

Pasarán dos años antes del “brexit”, dice Moody’s

Para entonces, la agencia espera que la Unión Europea y Reino Unido hayan llegado a un acuerdo alternativo para minimizar los efectos de la salida sobre el comercio

Logo de la agencia de calificación crediticia ubicado en su sede de Nueva York
Logo de la agencia de calificación crediticia ubicado en su sede de Nueva York

La decisión de Reino Unido de hacer efectivo el llamado brexit, es decir, de abandonar la Unión Europea, “provocaría una prolongada incertidumbre y sería negativo para el crédito de las compañías británicas”, indica el equipo de inversión de Moody’s.

Según comentan en su último informe, es probable que las empresas decidan contener sus inversiones “hasta que las implicaciones sobre el comercio, la regulación, los costes laborales y la inversión se desvelen".

Las barreras al comercio, además, podrían hacer sufrir a los grupos con mayor dependencia a las importaciones de la UE, así como a las grandes exportadoras del sector automovilístico, de alimentación y de servicios si no se negocia un tratado alternativo que restrinja los aranceles.

Pese a ello, Moody’s estima que pasarán al menos dos años antes de que la salida de Reino Unido se haga efectiva, un tiempo que, esperan, el país aprovechará para materializar acuerdos alternativos que minimicen los daños. “Además, le concederá a las compañías británicas tiempo para adaptarse al nuevo escenario”, explica la agencia de rating.

Aunque Moody’s cree que, tanto la UE como Reino Unido harían todo lo posible por minimizar los efectos del brexit, sostiene que, de no llegar a un acuerdo en el largo plazo, las revisiones de rating de las empresas británicas podrían llegar a ser profundas. “Habría barreras al comercio de, por ejemplo, hasta el 10% en los coches, lo que tendría un impacto directo en las cuentas de las empresas.

En el lado europeo, Moody’s también ve la el brexit como un elemento negativo para su calificación crediticia, toda vez que la salida de Reino Unido elevaría el riesgo de que otros Estados miembros terminasen por abandonar la UE.