Tribuna

Descenso de precios en la energía solar

La caída de precios de la electricidad generada a partir de fuentes renovables comienza a convertirse en algo cotidiano. Desde hace algún tiempo, pero en especial en los últimos dos años, aparecen informaciones sobre contratos a largo plazo que muestran constantes descensos, tanto para la energía solar fotovoltaica como en el caso de la eólica. Valga como ejemplo la última licitación llevada a cabo en Perú para asegurar un suministro de 1.739,2 GWh/año. Se adjudicaron dos proyectos de solar fotovoltaica para un total de 184 MW a un precio por debajo de los 48 dólares MW/h. La licitación habida en Chile en octubre de 2015 sufrió ya un recorte respecto a anteriores subastas al registrar un precio medio de adjudicación para solar fotovoltaica de unos 70 dólares MW/h. La duda reside ahora si en la próxima subasta de suministro eléctrico (13.750 GW/h totales) que se llevará a cabo en Chile próximamente, según previsiones de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) del país, mantendrá la misma tendencia bajista apuntada desde 2013.
La bajada de precios observada en la oferta de generación realizada por las empresas de renovables, en especial la solar fotovoltaica, es un hecho indiscutible que se produce por la concatenación de una serie de circunstancias relacionadas, en especial, con el ámbito financiero y coyuntural de los mercados y el abaratamiento de los costes de construcción que desde hace años registra el sector. El entorno internacional muestra un escenario global de bajos tipos de interés, una circunstancia que podría mantenerse a medio plazo, lo que permite a las compañías de renovables la posibilidad de financiar sus proyectos a tipos reducidos. Esta significativa disminución de costes financieros que se ha producido de manera paulatina, unido a una creciente fluidez crediticia para un sector que, como el de renovables y, en concreto, el de solar fotovoltaica, ha incrementado de forma progresiva el volumen de inversiones a lo largo de los últimos años, se convierte en uno de los aspectos clave a la hora de posibilitar el continuo descenso en la oferta de precios llevada a cabo por las generadoras en las últimas subastas sin que ello impida obtener rentabilidades adecuadas, incluso sin subvenciones.
A una situación como la actual de bajos tipos de interés, motivada por la ralentización económica internacional, se le une el descenso de costes en un sector que desde hace años mantiene un progresivo ritmo de crecimiento y evolución tecnológica, en especial la solar fotovoltaica, lo que permite que esta acreciente su competitividad y se acerque cada vez más a una posición de liderazgo frente a cualquier otra fuente de generación eléctrica.
Los costes de la energía solar han descendido de manera importante en los últimos años y todo parece indicar que la tendencia se mantendrá en el tiempo. Uno de los últimos análisis elaborados por la Plataforma Europea de la Tecnología Fotovoltaica así lo sugiere al señalar que estos caerán en Europa un 50% en los próximos 15 años, incluso sin nuevos avances tecnológicos. De confirmarse esta previsión, el precio de generación de esta fuente energética se situaría por debajo del precio mayorista de la electricidad en buena parte de los países europeos (en España ya son más baratos). Incluso en aquellos con mayores carencias de sol, como Reino Unido, las estimaciones apuntan a que la utilización a gran escala de energía solar fotovoltaica igualaría el coste al del mercado mayorista actual y se situaría muy por debajo del de la energía nuclear. Una tendencia que se ha trasladado a otras zonas del mundo en un sector que se ha convertido en un verdadero tsunami en lo que a volumen de negocio presente y futuro se refiere: la inversión en nueva potencia de renovables en el mundo superará los 11 billones de euros en los próximos 25 años, según prevén recientes informes de Bloomberg New Energy Finance y Ceres. Para los autores del documento, en un escenario BAU (business as usual), la inversión podría alcanzar los 6,3 billones de euros, o 255.000 millones de euros cada año hasta 2040.
Los continuos avances tecnológicos, sobre todo en el ámbito del almacenamiento, pero también en el de producción de componentes, permitirán que los costes de generación en el sector fotovoltaico se mantengan en niveles que posibiliten, pese a un cambio del ciclo económico y subida gradual de tipos de interés, unos márgenes más que razonables para una fuente energética cada vez más competitiva.
En Cox Energy, compañía española del sector solar fotovoltaico, nos mostramos optimistas sobre las perspectivas de crecimiento de esta fuente de energía. En especial en Latinoamérica: Chile y México, pero también en India y el norte de África, sin olvidar China. En Chile, nuestra empresa cuenta con siete grandes proyectos y un potencial global cercano a los 1.300 MW, y en México, la segunda economía del continente, hay más de 1.200 MW en desarrollo. Sin subvenciones, la energía solar fotovoltaica está preparada para nuevos y crecientes desafíos, y consolidarse de forma definitiva como la fuente energética limpia más competitiva frente a los combustibles fósiles, debido a la disminución de sus costes y al constante y progresivo avance tecnológico.

José Carlos Olcese es CEO de Cox Energy