Crean sistema que predice migrañas antes de que aparezcan

Al actuar de manera precoz el paciente podrá tomarse la medicación antes de que aparezca el dolor

Crean sistema que predice migrañas antes de que aparezcan

Predecir la aparición de migrañas incluso antes de que aparezcan. Un grupo de investigadores de la Universidad Complutense en colaboración con la Universidad Politécnica y la Unidad de Cefaleas del Hospital Universitario La Princesa, todos ellos en Madrid, han desarrollado un proyecto innovador que detecta las migrañas incluso 47 minutos antes de que el paciente sufra los síntomas.

Una de cada diez personas en el mundo padece de este mal, y en Europa se estima que por cada paciente que sufre este dolor de cabeza tan intenso se desembolsa un gasto anual que rebasa los 1.200 euros. El autor principal de este estudio e investigador del departamento de Arquitectura de Computadores y Automática de la Complutense, Josué Pagán, explica que por “primera vez se demuestra que se puede predecir de manera indirecta la aparición de crisis de migraña” por medio de la medida continua de variables hemodinámicas.

El resultado del trabajo acaba de salir publicado en la revista ‘Sensors’. Para llevar a cabo este proyecto innovador contaron con la participación de trece pacientes, a los que se les analizó la sudoración, el ritmo cardíaco, la saturación de oxígeno capilar periférico y la temperatura de la piel.

Para estar al tanto de las variables de los trece participantes se empleó una red de sensores inalámbricos de bajo coste y que llevan el nombre de WBSN. El investigador destaca que el método consigue de forma objetiva predecir una migraña de manera precoz, sin necesidad de que haya síntomas. Así se puede darle al paciente un tratamiento antes de que comience el dolor.

Toda la información que se va recabando se monitoriza en un teléfono inteligente y en un dispositivo inalámbrico. Los participantes en el estudio debían llevar los sensores puestos durante las 24 horas del día a lo largo de un periodo de entre cuatro y seis semanas, sin modificar sus rutinas. En el momento en que surja la migraña podrán recurrir a la medicación habitual. Entre los principales beneficios de este método está que al utilizar dispositivos de bajo coste e inalámbricos, es posible una monitorización ambulatoria, sin técnicas invasivas para el paciente.

Normas