Empresas Vintage

BMW: un lujo centenario que no envejece

El fabricante alemán cumple 100 años consolidada como la marca líder del mercado de los automóviles de lujo

Un BMW, modelo 1500 Ver fotogalería
Un BMW, modelo 1500

En el año 2000, BMW entraba en el nuevo siglo con una campaña publicitaria histórica. En ella, solo aparecía una mano, que sobresalía de la ventanilla del puesto del conductor de un automóvil que viajaba por distintas carretaras y caminos. Era un anuncio de coches, pero ni siquiera se veía uno. Solo se percibía el disfrute de un conductor que acariciaba el aire, al que, al final, le acompañaba un eslogan, que ni siquiera era una afirmación:“¿Te gusta conducir?”.

La campaña fue considerada, en 2010, como la mejor de los últimos 25 años, recibiendo el premio Especial de la prensa del festival El Sol. Porque en 30 segundos recogía la esencia de lo que es BMW: una marca que todo conductor quiere probar alguna vez. Fiabilidad, potencia, acabados al detalle, tecnología, exclusividad, son conceptos que han marcado la filosofía del fabricante alemán, que esta semana cumplía 100 años de historia, y que está consolidada como la marca líder de su segmento. Y que, como se demuestra analizando su historia, ha sabido adaptarse a las necesidades de cada momento, lo que no le ha impedido sufrir algunas crisis que llegaron a amenazar su futuro.

Siempre ligada a la competición

BMW, en su etapa en la Fórmula 1 con Williams.
BMW, en su etapa en la Fórmula 1 con Williams.

BMW no solo ha predicado un carácter deportivo, sino que también lo ha puesto en práctica. Casi desde sus inicios, ha tenido en las competiciones del motor un banco de pruebas para los modelos que después pondría en la calle. En motociclismo, triunfando en las carreras de resistencia de la Isla de Man, incluida la modalidad de sidecar, o en Superbikes, mientras que en automovilismo, ha estado en casi todas las disciplinas: el campeonato mundial de turismos, las 24 horas de Le Mans, o creando su propia competición, la Formula BMW. También, por supuesto, en la Fórmula 1, en distintas etapas. La última se desarrolló entre los años 2000 y 2009, suministrano motores a las escuderías Williams y Sauber, un periodo que se saldó sin ningún campeonato mundial ganado.

Como tantas otras compañías industriales de la época, BMW nació y creció alrededor de la I Guerra Mundial. Y lo hizo lejos de lo que es hoy su negocio principal. Bayerische Motoren Werke, el nombre detrás de las siglas, y que en español significa fábrica bávara de motores, nació el 7 de marzo de 1916, cuando la compañía Rapp Motorenwerke, dedicada a la producción de motores para la aviación, sobre todo, militar, se reestructuró y modificó su denominación. El fin de la guerra fue un problema para su negocio, que continuó ligado a la aviación comercial, pero a un menor ritmo de trabajo. Al inicio de la década de 1920, fue adquirida por el empresario de origen italiano Camillo Castiglioni, uno de los más ricos de la época, que también había comprado Bayerische Flugzeugwerke, dedicada, también al sector aeronáutico, aunque, con el final del conflicto bélico, comenzó a producir motocicletas.

Castiglioni la integró en BMW, y la compañía resultante, que conservó el nombre de esta, ya contaba con un cierta capacidad productiva, aunque la difícil situación alemana dificultó sus inicios. El primer gran hito de la nueva BMW, que ya lucía su logotipo característico, llegó en otoño de 1923. Presentó en el salón del automóvil de Berlín la motocicleta R23, cuyas prestaciones convencieron pronto a la crítica, y también por sus novedades mecánicas. No utilizaba cadena para mover la rueda trasera, sino un eje de transmisión, algo que quedó instalado para siempre en todas las motocicletas que ha fabricado y diseñado BMW.

En 1924, la empresa empezó a considerar la posibilidad de lanzarse a la producción de automóviles, aunque, entonces, no pasó de unos simples bocetos. En 1925 se lo tomó más en serio, fichando a dos diseñadores de Daimler con el cometido de dar forma a su primer coche para producir en cadena. También adquirió al fabricante local Automobilwerk Eisenach. El resultado fue, en 1927, el BMW 3/15, que llegaba a alcanzar los 75 kilómetros por hora, aunque el primer modelo 100% diseñado y producido en BMW fue el 303, en 1932. Aeste le siguieron el 327 y 328, que ya reflejaban el carácter deportivo que ha caracterizado a la marca, aunque con alguna excepción.

Una de ellas, el Isetta, un utilitario de dimensiones diminutas cuya puerta de acceso era toda su parte frontal, que se abría por un lateral. Fue el primero en alcanzar un consumo de tres litros de gasolina por cada 100 kilómetros, también porque su potencia era de 13 CV. Pero, por lo que ha significado para la marca, quizá la Serie 3 sea la más importante de su historia. La primera de sus seis generaciones comenzó en 1975, y se ha convertido en el modelo más vendido de toda su historia: se han producido 10 millones. Una berlina media dirigida a un amplio espectro del mercado, y de la que nació la serie M3, con prestaciones deportivas. Después vino el resurgir de los Mini, o su entrada en el mercado de los todocaminos, en 1999, con el X5, del que nació toda una gama de modelos que nutren, cada año, las ventas de la marca. De ahí a los eléctricos i3 e i8, una revolución para la marca, que se prepara para el siguiente paso:el coche autónomo.

Cronología

BMW: un lujo centenario que no envejece

1916. El 7 de marzo de ese año nace Bayerische Motoren Werke, fruto de la transformación de la compañía Rapp Motorwenke, dedicada a la fabricación de motores para la aviación.

1922. El empresario de origen italiano Camillo Castiglioni se hace con la compañía de aviación Bayerische Flugzeugwerke, y la integra en BMW, de la que también era dueño. Un año más tarde presentan la motocicleta R23, la primera de su historia.

1925. BMW ficha a dos ingenieros de Daimler, para trabajar en el proyecto del primer automóvil. Después, compra al fabricante Automobilwerk Einsenach, y en 1927 se pone a la venta el BMW 3/15.

1933. BMW presenta el 303, su primer coche 100% diseñado y producido íntegramente en sus instalaciones. Durante esa década aparecen alguno de sus más importantes modelos históricos, como el 327 o el descapotable 328.

1940. Con el régimen nazi en Alemania y el inicio de la IIGuerra Mundial, BMW queda sometida al poder político, y vuelve a concentrarse en el negocio aeronáutico para nutrir al ejército del país. Durante el conflicto, abandona la producción de coches. Entre 1940 y 1945, BMW produjo más de 30.000 motores para aviones.

1950. Hasta este año, BMW no retoma la producción de automóviles. Sí lo había hecho con las motocicletas. El modelo para volver al mercado fue el 501, una berlina de lujo.

1955. BMW pone a la venta el Isetta, un utilitario que vende con cierto éxito, pero escaso margen de beneficio.

1975. BMW lanza la serie 3, su gama más exitosa, de la que ha fabricado 10 millones de unidades en 30 años.

1994. BMW compra la británica Rover. La vende pocos años después, pero retiene los derechos del Mini, que vuelve a fabricar en 2001.

2014. Salen al mercado los modelos i3 e i8. Son los primeros en la historia de BMW con mecánicas 100% eléctricas, y fabricados en fibra de carbono para mejorar su eficiencia energética.

2016. Con motivo de su 100 aniversario, lanza el BMW Vision Next, un prototipo de conducción autónoma y de mecánica eléctrica.