Orange, Telefónica y BT tienen planes de acciones

Las grandes telecos invitan a sus empleados a entrar en el capital

Usuarias con sus teléfonos móviles.
Usuarias con sus teléfonos móviles.

Las grandes telecos quieren que sus empleados entren en el capital. O al menos así lo parece con la puesta en marcha de distintos programas de acciones para trabajadores por parte de distintas empresas del sector.

La última compañía en moverse ha sido Orange. La empresa anunció la pasada semana el lanzamiento de un plan de acciones para trabajadores, denominado Orange Ambition 2016, que ofrecerá un máximo de 11,5 millones de acciones, equivalentes al 0,43% del capital. El programa está abierto para todos los empleados del grupo en todo el mundo (forma parte los trabajadores de Orange España).

La intención de Orange pasa por ampliar el peso de los empleados en el capital de la compañía, que a 31 de diciembre, era del 4,99%.

En la misma línea, Telefónica tiene un marcha un plan por el que los empleados pueden invertir en acciones del grupo entre 300 y 1.800 euros. Si el trabajador permanece en el grupo y mantiene la participación durante un año adicional tras el periodo de compra, tendrá derecho a recibir una acción gratuita por cada título que haya adquirido y conservado hasta el fin del período de consolidación.

El periodo de compra aprobado por la operadora se inició en julio de 2015, y a 31 de diciembre de 2015, el número de empleados adheridos al plan era de 32.414, cerca de una cuarta parte del total del grupo.

A su vez, BT cuenta con el Employee Saveshare Plans, por el que los trabajadores pueden comprar opciones sobre acciones por periodos de tres o cinco años, con un descuento del 10% y el 15%, respectivamente. La teleco tenía vivas a la conclusión del último ejercicio un total de 226 millones de opciones.

La estadounidense Verizon tiene distintos planes de acciones para empleados, dentro de los programas de ahorro y retribución. Al cierre del último año fiscal, las acciones comunes de la operadora incluidas en estos programas superaban los 61 millones.

También su competidora AT&T tenía programas similares para directivos, consejeros y empleados, con periodos de permanencia de tres años. Al cierre de 2014, último ejercicio contabilizado, la operadora había emitido cerca de 117 millones de acciones comunes dentro de estos planes.

Descuentos y dividendos, reclamos para el empleado

Las operadoras mantienen reclamos para atraer a los trabajadores hacia estos planes de retribución y ahorro. Así, por ejemplo, Orange ofrece dentro de su plan de acciones un descuento del 20%. Eso sí, el trabajador no puede vender las acciones durante un periodo de cinco años.

Telefónica, a su vez, dará una acción al empleado por cada título adquirido dentro del plan, y que lo haya mantenido durante un periodo de un año.

De igual forma, las operadoras también ofrecen al empleado el acceso a los dividendos para que se adhieran a los planes de acciones. En el caso de Telefónica, la compañía tiene comprometido para este año un dividendo de 0,75 euros en efectivo por acción, mientras que Orange prevé una retribución de 0,60 euros por acción (ya ha abonado 0,20 céntimos).

También BT y las operadoras estadounidenses Verizon y AT&T también pagan regularmente sus dividendos.