Sus empleados desconvocan los paros anunciados

La dirección de BQ llega a un acuerdo con sus trabajadores

Alberto Méndez, consejero delegado de BQ, con una tableta.
Alberto Méndez, consejero delegado de BQ, con una tableta.

Los trabajadores de BQ, el fabricante de móviles español, desconvocaron ayer los paros que tenían previstos para esa jornada tras alcanzar un acuerdo con la dirección de la empresa. Los empleados de los centros de soporte al cliente y reparaciones de la compañía situados en Rivas (Madrid), unos 800 en total, denunciaban recortes de plantilla en esas áreas de negocio y el temor a la externalización del servicio postventa, que podría provocar un ERE en la empresa. Finalmente, y tras varias jornadas intensas de negociación, plantilla y dirección firmaron la paz, tras lograr los empleados algunos compromisos por parte de la dirección.

Un portavoz de la compañía explica a CincoDías que BQ se ha comprometido a garantizar el nivel de empleo indefinido de la plantilla al 1 de enero de 2016 durante este año, “apostando por la creación de empleo estable que dé las mejores garantías a los clientes de BQ de que siempre van a recibir el mejor trato de la mano de profesionales expertos”.

El fabricante de dispositivos electrónicos también ha acordado minimizar la externalización de procesos solo a aquellos que sean “realmente imprescindibles” y siempre en un entorno de volumen pactado con el comité de empresa.

Tras las protestas de los trabajadores, se ha acordado igualmente la creación de una comisión de transferencia de información entre empresa y comité “para que situaciones como las vividas estos días no vuelvan a darse por una falta de comunicación efectiva entre las partes”, continúan las mismas fuentes.

Ambas partes –dirección y comité de empresa– se han comprometido a mantener una reunión de coordinación mensual para garantizar que la información de mercados, estrategia de la compañía, medidas a adoptar, etcétera “sea siempre compartida dentro de un proceso coordinado y consensuado por ambas partes”.

BQ, que en 2014 facturó 202 millones (ahora audita sus cuentas de 2015), no atraviesa su mejor momento, como le ocurre a otras firmas como Apple, Samsung, Sony o HTC. El mercado de smartphones sufrió ya un parón en 2015 y las compañías tampoco esperan un buen 2016, pues la gente renueva menos el móvil. Además, todas todas las marcas citadas están sufriendo la llegada de rivales chinos que están lanzando modelos con buenas prestaciones y precios muy agresivos.