Blogs por Alexis Ortega

Otro día M (de marmota, no de Mario)

Hoy es otro día clave. Se reúne el BCE y todos esperan nuevas "medidas de estimulo" que se concretan en: un aumento del importe a comprar (10.000 mill.€ hasta los 70.000) del periodo de compras (seis meses más hasta septiembre de 2017) y una rebaja de la tasa de descuento (de 10 puntos básicos hasta los -0,4%). La estrategia de continuar haciendo lo mismo y, ante el evidente fracaso de la misma, solo aumentar su dosis se impone como imagen clara de la impotencia del antiguo mundo en resolver los problemas actuales. Ello es así pues lo que quiere resolver no es más que algo que no tiene solución: su muerte natural. Paso necesario e imprescindible para dejar paso a lo nuevo.

Curiosamente (o quizás no), ayer tuvimos dos acontecimientos importantes, y en parte contradictorios.

El primero un recorte sorpresa de los tipos de interés por parte del Banco Central de Nueva Zelanda que pone de relieve cómo las tasas de interés negativas en Japón y la UME han puesto "patas arriba" la gestión de la política monetaria mundial. El Banco de la Reserva de Nueva Zelanda recortó su tipo de interés oficial en 25 p.b., hasta el 2,25%, en un intento de generar inflación y lo pretende hacer debilitando su tipo de cambio (que, en contra de lo que se esperaba no lo había hecho tras la subida de tipos de diciembre por la FED). Cita para todo ello un deterioro de las perspectivas globales en especial de China y otros mercados emergentes y el crecimiento más lento en Europa. El gobernador del Banco Central de Nueva Zelanda, Graeme Wheeler dijo que las probabilidades de seguir con estas medidas de estímulo por más tiempo de lo que se pensaba han aumentado. "A pesar (de las medidas de estimulo), el crecimiento económico de los socios comerciales de Nueva Zelanda ha sido menor de lo esperado", dijo añadiendo que "(más) relajación de la política monetaria puede ser necesaria para asegurar que la futura inflación media se instala cerca de la mitad del rango meta."

El segundo, protagonizada por Jaime Caruana, (director general del BIS) que ha afirmado que si los tipos de interés bajos e incluso negativos actuales “se mantienen durante mucho tiempo, provocarán nuevas causas de inestabilidad financiera”, así como un aumento excesivo de la deuda pública y privada. Aunque defendió la gestión de los bancos centrales durante la crisis (“la situación sería mucho más complicada”) añadió que, tras un largo periodo con tipos bajos, se presentan nuevos riesgos de inestabilidad financiera por este motivo.

En medio de todo ello ¿Dónde caerá Draghi?

Comentarios

UNIFICACIÓN FINANCIERO-FISCAL.- Las Autoridades Fiscales tienen dos vías de financiación: sus ingresos ordinarios (sistema tributario) y el endeudamiento. Las Autoridades Monetarias no han fracasado. Son las Autoridades Fiscales las que tienen la pelota en su tejado. La Autoridades Monetarias están haciendo muy bien sus deberes, como dice Caruana y como sabemos los que tenemos dinero —nunca antes en mi vida el dinero había sido tan bueno—. Aunque su retórica todavía es demasiado cínica: - no se trata de estimular nada, ni de que crezca nada, ni de protegerse ante ninguna recesión global; - se trata de reprimir el rentismo financiero fijo, que las entidades de crédito apliquen bien Basilea III y tomar poder sobre las Autoridades Fiscales, especialmente sobre aquellas cuya Política Fiscal cojea más, en su doble vertiente, tributaria (ingresos públicos) y presupuestaria (gastos públicos). La Política Monetaria no va a cambiar: sigue siendo tan procapitalista como siempre y empieza a ser antipopulacapitalista intensamente. ¡Muy bien! Habrá un punto en que las Autoridades Fiscales tendrán que doblar la cerviz. Lo harán antes las que tengan más debilidad en materia de ingresos tributarios ordinarios. Como hay tantos fiscos y autoridades fiscales, el proceso de verdadera normalización —adaptación al nuevo modelo Era Cero— va a ser desigual. Les va a fastidiar mucho a los "himbersores" que sus pisitos no "valgan" nada mientras los de Nueva York, Paris y Londres siguen por las nubes. Allí donde antes se constate la imposibilidad del recurso a la expansividad 'keynesiana' del Gasto Público —paradójicamente una España del PSOE & Podemos, con una de las 3 o 4 Vicepresidencias del Gobierno en manos de El Moño*—, será donde la Política Fiscal se alinee antes con la Monetaria. Gracias por leernos.____* Mi peluquero odia a Podemos. Me ha dicho: "Como se ponga de moda el moño, no sé cómo voy a pagar la hipoteca".
Normas