Axa y Caser ya tienen productos específicos para estos dispositivos

El seguro entra en el filón de las pólizas para móviles y tabletas

En este segmento compiten con las telecos, con corredurías y hasta con grandes almacenes

Los precios van de los 25 euros a los 250 al año, en función del precio del teléfono

El seguro entra en el filón de las pólizas para móviles y tabletas

España es uno de los países europeos donde existe una mayor penetración de teléfonos inteligentes. Cuatro de cada cinco móviles son smartphones y ya hay 23 millones de personas que se descargan aplicaciones con sus dispositivos, de acuerdo con el último informe de la Fundación Telefónica.

Cada vez se compran más teléfonos inteligentes, y tabletas y cada vez se paga más. Los consumidores están dispuestos a incrementar su presupuesto para tener la última tecnología móvil, lo que está generando un nuevo nicho de mercado para el sector asegurador: las pólizas que cubren las roturas y robos de móviles y tabletas.

Compañías de seguros como Axa o Caser han lanzado pólizas específicas para cubrir los daños a smartphones. La competencia es muy intensa. Movistar cuenta con su propia aseguradora, Telefónica Insurance, domiciliada en Luxemburgo y con sucursal en España, que ofrece seguros para móviles a los clientes de la teleco.

Vodafone tiene como socio asegurador al gigante norteamericano Chubb Limited para este tipo de coberturas, mientras que Orange España comercializa las pólizas de la compañía estadounidense AIG.

Además de aseguradoras tradicionales y grandes telecos, también hay otros actores en este segmento, especialmente grandes distribuidoras, como El Corte Inglés o Worten, que ofrecen este tipo de coberturas, e incluso algunos corredores que intentan captar clientes directamente a través de internet, a través de páginas como www.aseguradisimo.com.

El precio de este tipo de pólizas va de los 24 euros al año, hasta los 250 euros, en función del precio de compra del dispositivo y el nivel cobertura. Las más básicas solo ofrecen indemnización para cierto de daños; las intermedias incluyen la reposición en caso de robo, y solo las más completas pagan al cliente cuando denuncia un hurto.

Las acotaciones de consumidores como OCU advierten que en ocasiones el precio del seguro es excesivo en relación al valor del terminal, y recomiendan analizar el seguro del hogar, por si incluye este tipo de daños.