Sigue aquí en directo el debate

Debate de investidura: primera reválida de Sánchez en el Congreso

El líder del PSOE, Pedro Sanchez.
El líder del PSOE, Pedro Sanchez.

 

Pedro Sánchez y Albert Rivera ya tienen un 100% de seguridad en lo que hasta hoy era una intención firme: su candidatrura no prosperará. Al menos no en la votación de hoy.  "No engaña a nadie con su vodevil de debate de investidura, ni al Rey, ni al Congreso ni a los españoles", aseguró el presidente en funciones. Mariano Rajoy, además, ha acusado al candidato socialista de “abrir la puerta de la desconfianza” y sembrar la incertidumbre económica, ya que muchas iniciativas empresariales se han frenado.

Durante la segunda sesión de investidura del secretario general del PSOE, Rajoy ha dicho que la política económica del PSOE ha “conseguido que España parezca más inestable” después de haber conseguido salir “de la ruina” para ser una nación “grande tanto en crecimiento económico como en creación de empleo”.

De hecho, le acusó de de montar un "bluf" durante un mes y “teatralizar” un acuerdo con Ciudadanos con el único objetivo de garantizarse su supervivencia política y hacer ya campaña para las próximas elecciones generales.

La réplica de Sánchez fue dura. En ella, le espetó que el “mayor fracaso” de Mariano Rajoy fue “renunciar” y “escabullirse” a formar Gobierno y le ha acusado de “faltar al respeto a siete millones de españoles”. “Ese es su mayor fracaso, su renuncia, este debate es la viva prueba de ese fracaso”. Finalmente, ambos se acusaron de constituir un "tapón para la renovación y la regeneración del PP” (Sánchez), a lo que Rajoy replicó que el “tapón” es él, porque ni es capaz de formar gobierno ni deja gobernar al PP.

Posteriormente sería el turno del líder de Podemos, Pablo Iglesias, en lo que ha sido su primer debate en el Congreso de los Diputados. Iglesias se mostró sumamente agresivo con todas las fuerzas políticas presentes en el hemiciclo. Iglesias desgranó sus propuestas, criticó punto por punto la reforma laboral y alabó a los que luchan contra los desahucios.

Y posteriormente se lanzó al ataque contra el Partido Socialista, arremetiendo contra el pasado del PSOE y ha aconsejado al secretario general de los socialistas que “desconfíe de los consejos de aquellos que tienen manchado su pasado de cal viva”. Una dura acusación que Iglesias ha lanzado durante el debate de investidura de Sánchez, en el que ha confirmado su voto en contra, y ha aludido así a uno de los episodios más negros de los GAL. El rifirrafe posterior obligó al presidente de la Cámara, Patxi López, a intervenir para reñir a Iglesias.

No fue este el único ataque de Iglesias al PSOE. Le dijo a Sánchez: “no le extrañe que cualquier día los trabajadores le pidan que entregue la S y la O del PSOE” y le recriminó que los dos economistas que han negociado el acuerdo del PSOE con Ciudadanos provengan de PwC, “una firma especializada en asesorar privatizaciones” y de Liberbank y la Fundación FAES. “La próxima vez mande a un socialista a hablar de economía”, le ha pedido, para que entre sus medidas no mantenga, por ejemplo, una senda “suicida” en el proceso de consolidación fiscal para el cumplimiento del déficit público.

Fuerzas minoritarias
El portavoz de En Comú Podem, Xavier Doménech, ha considerado “imposible” que se conforme un gobierno de izquierdas que “gire” contra la mayoría de los ciudadanos de Cataluña, que según ha subrayado apuestan por que haya un referéndum.

En su intervención en el debate de investidura, Domenech ha rechazado que el pacto entre PSOE y Ciudadanos sea de izquierdas porque, ha dicho, “no ha habido en la historia de España jamás” un gobierno de cambio y de izquierdas que “se gire a la realidad catalana”.

La portavoz de En Marea en el Congreso, Alexandra Fernández, ha ratificado hoy el voto contrario a la investidura del socialista Pedro Sánchez como presidente del Gobierno por creer que su pacto con Ciudadanos obvia que el 20D supuso el pinchazo de “la burbuja del Estado de las Autonomías”.

Tanto Fernández como Doménech han intervenido en el turno de Podemos, después de Pablo Iglesias, con quienes se ha repartido el tiempo, para defender la postura de En Marea, en un discurso breve en el que ha expresado el agotamiento de los cientos de miles de gallegos “cansados de esperar que las instituciones se pongan al servicio de la gente”.

Rivera toma la palabra
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, también intervenía hoy por primera vez. En su discurso ha pedido recuperar la clase media trabajadora y volver a recuperar el milagro español para redistribuir la riqueza y ha lamentado que la crisis haya “quebrado” la clase media trabajadora y que millones de españoles no lleguen a final de mes.

Ha aludido al objetivo prioritario de “recuperar la clase trabajadora” y “ponerse a trabajar por los españoles, porque los ciudadanos son los jefes”.

“Hay millones de personas que trabajan y son pobres y miles de empresarios que han tenido que cerrar sus negocios y se quieren levantar”, ha dicho, al tiempo que también ha calificado de “héroes” a los pensionistas que han ayudado a sus familias.

“Vamos a trabajar juntos por esta nueva España que reclama la recuperación de la clase media trabajadora. Hay que recuperar el milagro español, que no fue crecer el PIB al 2% sino tener una clase trabajadora fuerte”, ha afirmado.

Rivera también interpeló a Rajoy, a quien reclamó que abandone la “extraña pinza” que los populares están haciendo con Podemos y “deje trabajar” al PSOE y a Ciudadanos, porque de lo contrario estará votando con el partido de Pablo Iglesias y con los independentistas.

Sánchez, ha valorado hoy “la valentía, el coraje y el arrojo” de Ciudadanos y de su presidente, Albert Rivera, por “ser parte de la solución” al firmar un acuerdo con los socialistas dirigido a intentar formar un gobierno de cambio.

Rajoy, por cierto, provocó el enfado del presidente de la cámara al pedir la palabra por alusiones para reclamar respeto por la posición del PP, un partido que “no se ha presentado a las elecciones ni las ha ganado para hacer presidente a Pedro Sánchez”. López recriminó su actitud a Rajoy.

Independentistas al estrado
El último en tomar la palabra en la sesión de la mañana fue el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardá, quien ha justificado hoy el no de su partido a la investidura como presidente de Pedro Sánchez por vivir “instalado en una gran contradicción” porque promete progreso y justicia y califica de desafío las aspiraciones del pueblo catalán. Tardá ha lanzado ese reproche a Sánchez en su intervención en el debate de investidura del líder del PSOE y en el que ha aprovechado para certificar que las fuerzas independentistas catalanas van a iniciar un proceso constituyente con el objetivo de lograr la República de Cataluña.

El dirigente de ERC ha reprochado al candidato que siga defendiendo una política fundamentada en la “criminalización” de los resultados electorales en Cataluña y tratando a quienes votaron a favor de la independencia como “sujetos de un motín de sediciosos”.

El siguiente en tomar la palabra ha sido Francesc Homs, portavoz en el Congreso de Democràcia i Llibertat, que ha reprochado la "incapacidad política para enfocar los problemas del estado español" y ha criticado a Pedro Sánchez por la utilización de la frase "crisis de convivencia". En su opinión, "en Cataluña tenemos muchos problemas: paro, pobreza, gente sin esperanza, corrupción, pero no hay un problema de crisis de convivencia, se lo aseguro. Aquí no hay ni buenos ni malos, sino ciudadanos que piensan de forma distinta".

El político catalán ha emplazado a Sánchez a negociar a partir de la semana que viene y se ha mostrado dispuesto a "que haya un Gobierno en España", algo que ha dicho que si que tiene Cataluña.

La mayoría de los partidos que integran el grupo mixto han afirmado que votarán 'no' a la investidura del candidato socialista. La excepción ha corrido a cargo de Coalición Canaria que aunque ha aplaudido el entendimiento alcanzado entre Sánchez y Rivera no dará su apoyo. De sus palabras se desprende que se abstendrá en la votación que con toda probabilidad se celebrará a las 19.00 horas.

Entre los integrantes del grupo mixto ha destacado la intervención del líder de Izquierda Unida. Alberto Garzón cree que existen "mimbres" para alcanzar un acuerdo de izquierdas y para ello habría que recuperar la mesa a cuatro ((PSOE, Podemos, Compromís e IU) que se rompió tras el acuerdo alcanzado entre Sánchez y Rivera. "El pacto solo encierra continuidad en la política económica y es incompatible con con las políticas sociales", afirmó. "Necesitamos una socialdemocracia comprometida, no social liberalismo", concluyó.

Información elaborada por: Cecilia Castelló, Miriam Calavia, Guillermo Sánchez Vega, María Matos, Gabriele Ferluga, Gema Escribano y Laura Salces.