Se anota un 1,34% pero pierde un 18% desde diciembre

El Ibex sonríe en la última sesión que cierra un trimestre bursátil para olvidar

El Ibex sonríe en la última sesión que cierra un trimestre bursátil para olvidar

El Ibex 35 cierra febrero con una sonrisa amarga, feliz por anotarse un 1,34% en la última sesión, pero que no le sirve para maquillar un negro último mes, en el que ha perdido un 4% y que completa un trimestre con pérdidas del 18%.

Los resultados de las empresas volvieron, un día más, a funcionar como catalizadores de las compras en el mercado. A ello se le sumó un decepcionante dato del IPC que, por debajo de lo estimado por el consenso de analistas, pone más presión sobre la reunión de Draghi de marzo, una cita en la que los inversores tienen puestas grandes expectativas. Concretamente, el Índice de Precios de Consumo (IPC) de febrero cayó un 0,2%, según la estimación preliminar, cuando los economistas no esperaban cambios.

A la subida también contribuyó el banco central de China. La máxima autoridad monetaria del gigante asiático redujo aún más el coeficiente de reserva de los principales bancos comerciales, aumentando así el porcentaje de los fondos que estas entidades pueden invertir. La decisión fue recibida con calidez por parte de los inversores, que ven en ella esfuerzos por hacer de la desaceleración china un aterrizaje suave.

El petróleo, que mantiene su particular rebote, también permitió la subida de las Bolsas europeas en la última sesión de febrero. La caída en las reservas del mayor productor de oro negro del mundo, Arabia Saudí, propulsaron la cotización del crudo por encima de los 36 dólares por barril.

En los últimos meses, “las fuertes caídas y la volatilidad han mermado la confianza de los inversores, muchos de los cuáles han optado por deshacer posiciones de riesgo y apostar bien por la renta fija, bien por la liquidez. Los últimos indicadores de confianza empresarial y de los consumidores comienzan a dar síntomas de debilidad, lo que podría terminar teniendo un impacto muy negativo en el crecimiento económico”, explica Juan José Figares, director de análisis de Link Securities.

Y es que en pocos meses, la renta variable ha pasado a ser el activo más recomendado por las casas de análisis a ser el patito feo de los mismos. La incertidumbre generada a raíz del resultado electoral el 20 de diciembre ha pesado en el ánimo de los inversores en las últimas semanas que ha convertido al selectivo en el peor índice de febrero y también de los tres últimos meses.

Aunque el Ibex 35 ha registrado, con diferencia, el peor comportamiento de Europa, todos los índices del Viejo Continente, se disponen a cerrar un febrero con caídas. El Ftse de Londres cede un 4,46% en los últimos tres meses, mientras que el Cac de París y el Dax de Francfort, recortan respectivos 13% y 18%.

Son varias las razones que han provocado esta corrección de las Bolsas en los últimos meses. Hay un fuerte ajuste en las Bolsas mundiales debido en parte a un temor a una desaceleración del crecimiento mundial. “En estas caídas de las Bolsas han tenido mucho peso las desinversiones realizadas por los fondos soberanos de países muy dependientes de las exportaciones del petróleo. La caída del precio del crudo en más del 70% y el mantenimiento de los precios en estos niveles exageradamente bajos, ocasiona significativos déficits públicos en las cuentas de estos países. Dichos déficits se financian con la venta de una parte de las inversiones de sus fondos soberanos”, explican en Renta 4.

Junto con el petróleo, el otro gran protagonista de los mercados es la a política monetaria. Y es que ésta  tiene cada vez menos impacto en las Bolsas. Este fin de semana, la directora gerente del FMI, Cristina Lagardere afirmó que la política monetaria cada vez tiene menos impacto. “Esto es algo que todo el mundo sabe y una de las principales causas de debilidad desde finales de 2015, pero es importante que lo diga claro porque así la presión recae aún más directamente sobre los gobiernos para que apliquen políticas fiscales, presupuestarias y reformas estructurales procíclicas”, recuerdan desde Bankinter.

  • Los valores del Ibex sucumben al batacazo

Con este telón de fondo, pocos valores del Ibex se han escapado de la quema en los últimos tres meses. Tan sólo Gamesa ha logrado salvarse con un 3% y todo gracias a las conversaciones de fusión que la compañía vasca mantiene con Siemens. Las mayores caídas de los últimos tres meses son para los bancos que pese a haber presentado unos resultados que han cumplido con lo esperado por el mercado han registrado recortes de dos dígitos. Bankia, con caídas del 36%, y Popular, que encaja un desceos del 35% son los más penalizados. Fuera del sector, hay otros grandes farolillos rojos. Técnicas encaja un recorte del 37%, en parte, debido a un profit warnign que lanzó la compañía hace varias semanas.

  • Previsiones

“A las puertas de marzo, mes en el que los principales bancos centrales monopolizarán toda la atención de los mercados, los inversores siguen manteniendo grandes dudas acerca de cuál será la tendencia de la renta variable en el medio plazo”, explican en Link Securities.

La menor confianza de los empresarios derivaría en menores inversiones lo que, a su vez, tendría un impacto negativo en el empleo y, finalmente, en el consumo privado. El menor consumo privado provocaría menores inversiones y más desempleo, entrando las economías desarrolladas en un círculo vicioso que las podría abocar a una nueva recesión. Ésta, junto a la baja inflación que podrían terminar derivando en deflación, son las mayores preocupaciones de unos bancos centrales que llevan tiempo advirtiendo que únicamente con la política monetaria expansiva no se logrará alcanzar nuevamente el ritmo de crecimiento económico necesario para superar definitivamente la gran crisis económico-financiera por la que han atravesado estas economías recientemente.