Se propone generar un 33% de sus ventas en EE UU

El autobús turístico, la bandera de Juliá por el mundo

José F. Adell, consejero delegado de Grupo Juliá.
José F. Adell, consejero delegado de Grupo Juliá.

Si pasea por el centro de las grandes ciudades los habrá visto en más de una ocasión. Los autobuses turísticos o City Tour se han convertido en un imprescindible para los turistas recién llegados y ávidos por hacerse un plano de situación de los principales atractivos de cada urbe. Grupo Juliá es uno de las principales exponentes de este sector, el tercer operador más importante del mundo y muy cerca de adelantar una posición, con una oferta que va desde capitales españolas como Barcelona, Madrid –que opera junto a Alsa–, Granada o San Sebastián, y otras internacionales como México, San Francisco, Washington, Miami o Londres, en la que entró el año pasado.

El grupo catalán, que comenzó en el transporte de viajeros por carretera en 1933, actividad en la que sigue teniendo un peso relevante tanto en España como en Andorra, se ha marcado como objetivo utilizar los llamativos autobuses rojos como bandera para expandirse por las ciudades con mayores perspectivas de crecimiento de visitantes de todo el mundo. “El bus turístico es el primer pie para entrar en un destino y, una vez dentro, organizamos nuestros servicios de receptivo para los viajeros, afirma José F. Adell, consejero delegado de Grupo Juliá, que explica que “una vez que conocemos al cliente le damos una oferta de actividades turísticas en cada uno de los lugares donde estamos presentes”.

La compañía, que aún no ha cerrado sus cuentas del ejercicio 2015, apunta que la previsión de crecimiento de los ingresos es de doble dígito, por encima de los 250 millones de euros que ingresó un año antes. El grupo cuenta con tres divisiones, la de transporte, que representa un 8% de su facturación; la de autobuses y trenes turísticos –un 17% del negocio–, y el negocio de receptivo turístico y turoperación, que supone el grueso de los ingresos de la compañía y que incluye tanto la venta de billetes de avión como excursiones o transporte de viajeros en destino.

José F. Adell reconoce que tras unos años de inversiones para implantar los autobuses turísticos en varias ciudades, a partir de 2015 la empresa “está recogiendo los frutos”. El ejecutivo afirma además que en España “el turismo receptivo sigue en auge gracias a las cifras récord de visitantes y a que cada vez hay más interés por la cultura y las ciudades”.

Lanza en Dubai el bus gourmet

En los próximos meses, se pondrá Grupo Juliá pondrá en marcha un autobús gourmet en la ciudad de Dubai. Para el experimento, que ya estuvo operativo en Barcelona, se ha creado una joint venture con un socio local. Una actividad que también ha contado con el interés de otros destinos como París, Nueva York o Londres, sin que por el momento se hayan concretado.

El grupo Juliá genera el 64% de su facturación fuera de España, un porcentaje que seguirá al alza. La compañía planea desembarcar en ciudades como Roma, París y Río de Janeiro –mercados que tiene en estudio desde hace varios años, pero que se han ido retrasando por problemas con las licencias de los contratos–, y en Boston y Los Ángeles, en EE UU. “Nueva York es un destino muy complicado”, apunta Adell, que descarta por el momento entrar en él.

De esta forma, se ha marcado como objetivo que un tercio de sus ingresos provengan de Estados Unidos. Si bien, por el momento es América Latina la región que, fuera de España, tiene un mayor relevancia en sus cuentas por el peso de la división de turoperación

Para este crecimiento, el directivo asegura que “el primer paso de Juliá es contar con un socio local, un transportista, que da el soporte, el mantenimiento de la flota y los conductores”, pero reconoce que en otros casos entran directamente, como sucedió en Londres.

“Nuestra actividad está centrada en el transporte y el turismo y cuanto más diversificados estemos, mejor. Así, unos años nos beneficiaremos más de unas localizaciones y otros de otras para evitar tener dependencia de zonas concretas”, afirma José F. Adell. El directivo recuerda que en la empresa –100% familiar, que en 2015 amplió su plantilla un 18% y que tiene una flota de más de 450 vehículos– trabaja ya la tercera generación y tiene “la firme intención de que haya una cuarta y una quinta”.