La filial germana bate previsiones en 2015

Telefónica vuelve a tirar de los dividendos de Brasil y Alemania

Brasil mantiene el crecimiento pese a la crisis

Cesar Alierta, presidente de Telefónica.
Cesar Alierta, presidente de Telefónica. REUTERS

Alemania y Brasil vuelven a ser mercados claves para Telefónica en la generación de caja. Así, Telefónica Deutschland va a proponer el pago de un dividendo de 0,24 euros por acción con cargo al ejercicio pasado. Según la compañía, esta retribución refleja la continuidad mientras se mantiene la flexibilidad financiera durante la fase de transformación y de integración de GVT.

Este dividendo supondrá un desembolso superior a 710 millones de euros, de los que casi 444 millones corresponderán a Telefónica por su posición de primer accionista con un 62,5% del capital.

Con respecto a Telefónica Brasil, la empresa señaló anoche que en 2015 retribuyó a sus accionistas con más de 4.000 millones de reales (unos 917 millones de euros), entre dividendo e interés de capital propio, una fórmula tradicional de las compañías brasileñas. Los pagos estuvieron a cuenta tanto del ejercicio de 2014 como el propio de 2015. La última retribución, por un importe de 200 millones de reales, fue aprobada el pasado 19 de febrero.

En términos operativos, Telefónica Deutschland registró unos ingresos de 2.059 millones de euros en el cuarto trimestre, un 2% más que en el mismo periodo del ejercicio anterior, gracias a las mayores ventas de terminales. Los ingresos por servicios móviles se redujeron un 1% hasta 1.378 millones.

En términos anuales, el volumen de negocio aumentó un 1,2% hasta 7.888 millones de euros, mientras que los ingresos por los servicios móviles subieron un 0,1% hasta 5.532 millones.

El beneficio operativo antes de depreciaciones y amortizaciones (oibda) aumentó un 34,1% hasta 476 millones de euros, por encima de las previsiones de los analistas.

Telefónica Deutschland concluyó 2015 con 48,4 millones de clientes (un 1,5% más), gracias al crecimiento del 2,2% de la base de clientes móviles, que se situó en 43,1 millones.

De cara a 2016, la compañía prevé un crecimiento del oibda de la parte baja del rango de un dígito, menos de lo esperado. La compañía, eso sí, espera alcanzar unos objetivos de sinergias por la integración de E-Plus de 430 millones de euros a final de 2016, más de la mitad de los 800 millones previstos.

En relación a Brasil, país sacudido por una grave crisis económica, la filial de Telefónica registró un beneficio neto de 3.330 millones de reales (unos 764 millones de euros) en 2015, un 36,4% menos que en el ejercicio anterior. En el cuarto trimestre, los beneficios ascendieron a 1.114 millones de reales (casi 256 millones de euros), un 10,7% menos que en el mismo periodo de 2014, según el balance proforma, que considera a GVT desde el 1 de enero de 2014 (la adquisición se cerró en primavera).

Los ingresos de 2015 ascendieron a 42.133 millones de reales (unos 9.672 millones de euros), un 4,8% más que en 2014, mientras que en el cuarto trimestre aumentaron un 3,4% hasta 10.760 millones de reales (cerca de 2.469 millones de euros).

El ebitda aumentó un 3,4% en 2015 hasta 12.714 millones de reales (en torno a 2.917 millones de euros).

El número de clientes cayó en 6,3% hasta 96,8 millones, especialmente por la desactivación de líneas de prepago.

Telefónica Brasil, no obstante, destacó que la generación de sinergias por la integración de GVT está en línea con los objetivos establecidos inicialmente.