Mejorará el dividendo en línea con el aumento de los beneficios
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sanchez Galán, durante la junta general de accionistas de Iberdrola del año pasado
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sanchez Galán, durante la junta general de accionistas de Iberdrola del año pasado

Iberdrola invertirá 24.000 millones de euros hasta 2020

Iberdrola invertirá 24.000 millones de euros entre 2016 y 2020 y prevé un crecimiento medio anual del 6% tanto del beneficio como del resultado bruto de explotación (Ebitda), según el plan estratégico para el periodo presentado por la compañía.

El grupo seguirá apostando por áreas reguladas, que proporcionen ingresos estables y previsibles a largo plazo. Así, el 88% de las inversiones se destinará a los negocios de redes (46%), renovables (33%) y generación regulada (3%), áreas que aportarán el 81% del resultado bruto de explotación (Ebitda) al final del periodo, frente al 75% actual.

El 12% restante de la inversión del grupo energético presidido por Ignacio Sánchez Galán se destinará a los negocios de generación y comercial.

Iberdrola indicó que emprende así “una nueva etapa”, con un 70% de la inversión prevista, 17.000 millones de euros, destinada al crecimiento y más del 90% (22.000 millones de euros) correspondiente a proyectos ya comprometidos, de los que cerca de un 60% se encuentra ya en construcción.

En lo que respecta a la política de dividendo en el periodo, mantendrá su crecimiento en línea con el incremento de los resultados, con un 'pay-out' entre el 65% y el 75% de sus beneficios.

Asimismo, se mantendrá la política de dividendo flexible y la recompra de acciones para evitar dilución, con lo que mantendrá el número de títulos de su capital social en 6.240 millones.

Por divisas, la compañía también seguirá diversificando su negocio y afianzando el proceso de internacionalización y las inversiones previstas se distribuirán en dólares (43%), libras (35%), euros (20%) y otros (2%).

Entre las principales inversiones ya comprometidas por el grupo destacan las infraestructuras de transporte y distribución en Reino Unido, o la puesta en marcha de 1.070 megavatios (MW) eólicos marinos y de 450 MW eólicos terrestres en el país; así como el desarrollo de 750 MW renovables en Nueva York (Estados Unidos); o la puesta en marcha de nuevas centrales de ciclo combinado y plantas de cogeneración con contratos a largo plazo en México con una potencia total superior a los 1.600 MW.

En España, donde Iberdrola señala que cuenta con un marco retributivo para la distribución estable hasta 2019, continuará desarrollando las redes inteligentes.

Por su parte, el flujo de caja operativo (FFO) acumulado en el periodo ascenderá a 34.500 millones de euros, superando por tanto las inversiones en todos los negocios.

Asimismo, prevé que para 2018 la relación entre la deuda neta y el Ebitda y entre los fondos generados en operaciones (FFO) y la deuda neta se sitúen en, como máximo, 3,6 veces y, como mínimo, el 22%, respectivamente. Para 2020, además, se estima que el primero de los ratios mencionados se reducirá hasta 3,1 veces.

 Resultados

Iberdrola logró incrementar su beneficio neto un 4,1% en el ejercicio 2015, hasta situarlo en 2.421,6, frente a los 2.326,5 millones de un año antes. La cifra de ventas aumenta un 4,6% hasta los 31.418,7 millones, en un ejercicio que ha tenido un impacto "positivo" de la evolución del dólar estadounidense y la libra esterlina,  efecto que "se ve parcialmente compensado por la pobre evolución del real brasileño".

La compañía, que hoy presenta su hoja de ruta hasta 2020, destaca que con estas cifras cumple los objetivos fijados en su plan 2014-2016 con un año de antelación y avanza que también espera cerrar este ejercicio con incrementos tanto en Ebitda como en beneficio neto. 

Iberdrola ha propuesto un aumento de la retribución anual a sus accionistas del 4 %, hasta 0,28 euros brutos por acción con cargo al ejercicio 2015. El dividendo propuesto se compone de 0,127 euros brutos por acción abonados el pasado mes de enero, 0,03 euros brutos por título en efectivo el próximo mes de julio, y 0,123 euros brutos por acción que se ofrecerán en el marco de una nueva edición del programa Iberdrola Dividendo Flexible.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) sube un 4,9% hasta los 7.305,9 millones, con mejora de los negocios de redes (aumenta un 1,9%), renovables (mejora un 18,6%) y generación y clientes (que aumenta un 1,2%). El resultado neto de explotación (Ebit) sin embargo, disminuye un 2,8% debido a las amortizaciones y provisiones que aumentan un 15%, debido al  impacto del tipo de cambio, los nuevos activos puestos en explotación en Renovables y Redes, y la amortización de nuevos desarrollos informáticos en Reino Unido.

El efecto fiscal provoca sin embargo que el beneficio neto aumente. El gasto por impuestos disminuye un 37%, debido básicamente a la bajada de la tasa fiscal en España (del 30% al 28%), a la reversión de provisiones fiscales de años anteriores, que supone un impacto positivo de 220 millones y al impacto positivo por la reducción del tipo impositivo en el Reino Unido.