Los accionistas de la alemana se quedarían con el 54,4%

Londres y Fráncfort negocian la creación de una ‘megaBolsa’

Daría lugar a la creación de la mayor compañía de intermediación bursátil de Europa, y una de las más grandes del mundo

Un trabajador en el edificio de la sede del London Stock Exchange en la City londinense.
Un trabajador en el edificio de la sede del London Stock Exchange en la City londinense. REUTERS

La Bolsa de Londres, London Stock Exchange (LSE), y la de Fráncfort, Deutsche Boerse, mantienen conversaciones para una posible fusión, según confirmaron ayer ambas compañías en una nota a los mercados. Ambas empresas han precisado que la combinación busca crear un “grupo de infraestructuras para mercados globales basado en Europa”.

Según los términos de la negociación estipulados, los accionistas de la Bolsa alemana percibirían un 54,4% de los títulos del grupo combinado, mientras que los de la británica recibirían el restante 45,6%. El resultado de esta fusión, prácticamente entre iguales, sería la creación de la mayor compañía de intermediación bursátil de Europa, y una de las más grandes del mundo. En conjunto, si la fusión se materializara con las cifras del cierre de la última sesión, la empresa final superaría los 26.000 millones de capitalización bursátil.

Los analistas, pese a todo, llaman a la calma y recuerdan que las conversaciones no tienen necesariamente por qué derivar en un acuerdo. En la mente aún permanece el intento de compra por parte de Deutsche Borse de la Bolsa de Nueva York, acuerdo que fue rechazado por la Comisión Europea en 2012. “De momento son todo especulaciones y todavía no hay ni una propuesta, pero lo vemos como una oportunidad de crear una plataforma que pueda competir con las Bolsas de Asia y de Estados Unidos, que tienen todo el mercado concentrado en una Bolsa”, señala Joaquín Robles, analista de XTB.

Y es que según la información manejada por Reuters, las conversaciones se encuentran todavía en una primera fase de acercamiento. De hecho, las negociaciones se habían llevado a cabo de forma totalmente secreta y utilizando incluso seudónimos en los documentos: Luna para la Bolsa de Londres y Delta para la compañía alemana.

Gran acogida por parte del mercado

Los inversores recibieron con fuertes compras la noticia y catapultaron al London Stock Exchange a anotarse al cierre más de un 13%, aunque por momentos llegó a superar el 20%, su mayor alza desde 2008. Por su parte, la Deutsche Boerse registró una subida superior al 3%, perdiendo fuelle desde el casi 9% que llegó a alcanzar.

Una fusión de este tipo conllevaría, según Robles, unos mayores niveles de negociación en la misma plataforma, así como un sustancial ahorro de costes. Asimismo, considera que, de fraguarse la alianza, “podría ser el primer paso de una gran plataforma europea en la que se integrasen también Bolsas y Mercados Españoles (BME), así como el intermediario bursátil francés”. En cuanto a una posible pérdida de competencia ante la creación del una compañía con tanta cuota de mercado dentro de su negocio, el experto no se muestra preocupado. “Tampoco vemos demasiada competencia real ahora”, comenta.

La posibilidad de que Reino Unido abandone la Unión Europea tras el referendum previsto para el 23 de junio es el principal obstáculo al que se enfrenta esta fusión. “Existe muchísima incertidumbre alrededor del referéndum y cualquier proyecto de integración europea, y algo así lo es, estará influido por ello”, señala José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España. En cualquier caso, la Bolsa alemana tiene hasta el 22 de marzo para presentar su oferta, por lo que no podrá conocer previamente el resultado de la consulta.