Las Bolsas fracasan en su intento de remontada

Los datos macro, el crudo y Wall Street, obstáculos para un Ibex que cede un 1,4%

Imagen del parqué de la Bolsa de Nueva York.
Imagen del parqué de la Bolsa de Nueva York.

Tras la notable mejora de ayer, de un 2,35% para el Ibex 35, los mercados buscaron prolongar el rebote. Las alzas en las Bolsas tienen una fragilidad total y al más mínimo revés pierden fuelle. Todos los factores de inestabilidad que llevan golpeando a los parqués europeos cobraron fuerza a lo largo de la sesión para acabar por doblegar a un Ibex que terminó cediendo un 1,42%, hasta los 8.267,60 puntos.

El mercado sigue muy pendiente de la cotización del petróleo y la percepción de los inversores fue del todo negativa. El ministro del Petróleo de Arabia Saudí decepcionó en su intervención en Houston al remarcar que, pese a la posibilidad de un pacto entre la OPEP y Rusia, no tiene en mente un recorte de la producción. La sobreoferta en el mercado es tal, que los analistas señalan a que, con los inventarios en máximos históricos, la congelación de una producción, acuerdo al que llegaron Rusia, Arabia Saudí, Venezuela y Catar, no tendrá efectos reales sobre el precio del oro negro.

A esto se le sumó el regreso de las dudas sobre la economía china, esta vez con la excusa de que su banco central ha aplicado al cambio oficial del yuan (que se fija diariamente) la mayor devaluación en seis semanas: un 0,17%. En el mercado libre, la divisa china se cambia a 6,582 unidades por dólar. El índice de Shanghai lideró las pérdidas en Asia, un 0,81%. Por su parte, Japón, que arrancó ganando un 1%, se dejó un 0,37%.

La sesión fue, además, intensiva en lo que a la publicación de cifras macro se refiere y los datos quedaron lejos de ser reconfortantes. El índice de confianza empresarial del país germano muestra una caída en febrero por tercer mes consecutivo, por el empeoramiento de las perspectivas para los próximos seis meses, especialmente en la industria. Además, la lectura del último dato del PIB alemán tampoco invita al optimismo. Creció un 0,3% el último trimestre, de los que tan solo un 0,3% los aportó el consumo privado. "No es suficiente. Los alemanes están consumiendo poco. Probablemente, se volverá a pedir que junto a una política monetaria (mundial) expansiva, aquellos países que tengan margen de maniobra lo utilicen a nivel fiscal para expandir la demanda. Uno de ellos sin duda Alemania", explica José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citigroup en España.

Además, al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos, los datos han sido desiguales. El índice de confianza de los consumidores de EE UU de febrero ha sufrido un varapalo al situarse en 92,2 frente a los 97 estimados. Mejor suerte ha corrido la tasa de venta de viviendas, que asciende a 5,47 millones cuando se contaba con 5,32 millones.

En Europa, la sesión transcurrió por los mismos derroteros. El Dax alemán se dejó un 1,64%; el Cac francés, un 1,40%, el Footsie británico perdió un 1,25%; el Mib italiano, un 1,95% y el Euro Stoxx 50 cedió un 1,59%

En el mercado de deuda,  el interés del bono español a 10 años se redujo hasta el 1,635%  y la prima de riesgo cayó a los 145 puntos básicos ante la ligera subida del interés del bund. Por su parte, el Tesoro ha colocado 4.171 millones de euros en letras a tres y nueve meses, cuando el objetivo era de entre 3.500 y 4.500 millones de euros. En el plazo a tres meses la rentabilidad media se sitúa en el -0,214% desde el -0,268% anterior. En el papel a nueve meses, el interés medio es del -0,017% frente al -0,085% de la subasta precedente.

También en el mercado de materias primas, BHP Billiton, la mayor compañía minera del mundo, recortó un 70% el dividendo tras publicar sus primeras pérdidas en 16 años (5.150 millones de euros en solo seis meses), arrastrando así al resto de compañías de su sector.

La libra esterlina, por su parte, marcó descensos y profundizó en mínimos de siete años, a raíz del riesgo de que el referéndum de junio depare la salida de la Unión Europea de Reino Unido, opción por la que abogan un buen número de políticos del partido de David Cameron. En cuanto al euro, al cierre de los mercados europeos, cedía un 0,15% en relación con el dólar y se cambiaba a 1,10 billetes verdes.