Se suma al regulador australiano

Nueva Zelanda permite la opa de Ferrovial por Broadspectrum

El consejero delegado de Ferrovial, Íñigo Meirás, junto al presidente de la compañía, Rafael del Pino.  P. Monge
El consejero delegado de Ferrovial, Íñigo Meirás, junto al presidente de la compañía, Rafael del Pino. / P. Monge

La oferta de Ferrovial para la toma de control de la firma australiana de servicios Broadspectrum es bien vista por los reguladores locales. Según se ha informado al mercado australiano, la española tiene ya la autorización del Gobierno de Nueva Zelanda para desembarcar en la citada Broadspectrum a través de una opa que la valora en unos 470 millones de euros.

El visto bueno del New Zealand Overseas Investment Office, dado a conocer hoy, se suma al que ofreció el pasado día 16 el Foreign Investment Review Board (FIRB) australiano. La aceptación de ambos organismos, supervisores de las inversiones extranjeras en Australia y Nueva Zelanda, era condición ineludible para que el grupo que preside Rafael del Pino siguiera adelante con la operación. Otra condición es alcanzar un nivel mínimo de aceptación entre los accionistas de Broadspectrum del 50,01% del capital.

Ferrovial ha ampliado en dos ocasiones el plazo de aceptación de su oferta de 1,35 dólares australianos, llevándolo hasta el 7 de marzo. El precio arrojaba una prima inicial del 59% y aún está por encima de los 1,070 dólares australianos del cierre bursátil de Broadspectrum en este lunes, tras una subida del 0,94%.

En esta segunda tentativa de Ferrovial sobre Broadspectrum, firma que ya trató de adquirir mediante un acercamiento amistoso a finales de 2014, las posturas siguen inamovibles. El consejo de la australiana rechaza la oferta y ha recomendado no acudir a la opa, mientras Ferrovial se resiste a hacer una mejora en el precio.

FERROVIAL 25,91 -0,15%

Ni el consejero delegado ni el director financiero de Broadspectrum, Graeme Hunt y Vincent Nicoletti, respectivamente, han dudado en desplegar toda una estrategia defensiva ante los planes de compra del grupo español. Ambos han asegurado ante los analistas de Bolsa que la empresa de servicios podría recuperar un dividendo que pagó por última vez en mayo de 2013. Además, avanzan buenas expectativas para su negocio en el corto y medio plazo; trasladan como todo un éxito el recorte de deuda, y lanzarán un plan de recompra de acciones hasta dejar la autocartera en un 10% del capital.

En este contexto, y a la vista de que Ferrovial llegó a ofrecer hasta 2 dólares australianos por acción en su primera intento de adquisición tras una mejora, los principales accionistas de Broadspectrum rechazan de entrada la opa. Estos son el fondo surafricano Allan Gray, que cuenta con el 18,7% del capital, e Invesco Australia, titular del 10,6%.

Por contra, Ferrovial aprecia una pérdida de valor en Broadspectrum entre su primer acercamiento y la actual opa. Entre medias ha tenido lugar una fuerte crisis en el mercado de las materias primas que lastra a la cotizadas australianas, y el propio Gobierno local ha puesto en tela de juicio uno de los mayores contratos de la compañía de servicios. Se trata de la gestión de los centros penitenciarios de Nauru y Manus, en los que Broadspectrum esperaba una ampliación de cinco años en la concesión y Australia ha alargado solo un año el contrato con la pretensión de volver a licitarlo.

EY también ha recortado las expectativas sobre la australiana al rebajar su valoración de un mínimo de 1,71 dólares a 1,60 dólares por título. La consultora fue contratada por el consejo de administración en busca de asesoramiento frente a la opa y su tasación inicial fue puesta como argumento por el órgano de administración para rechazar el acercamiento "hostil" de Ferrovial.

 

 

 

.