Máquinas expendedoras que dan lo que ellas quieren, no lo que tu eliges

Las máquinas expendedoras llevan adherida una cámara HD que graba la silueta de los clientes y analiza sus intereses a partir de los resultados que obtiene la imagen

Máquinas expendedoras que dan lo que ellas quieren, no lo que tu eliges

Unos diseñadores están tratando de hacer realidad unas máquinas expendedoras que no son como el resto. De hecho, no hacen lo que le cliente les pide sino que, por el contrario, son ellas las que eligen el producto. Para ello, estas máquinas analizan el comportamiento de los clientes a través de las formas de su cuerpo y rostro y, una vez hecho el estudio, le expenden el producto que necesita.

Esto es posible gracias a una cámara de vídeo HD que hace el reconocimiento de la silueta del cliente, a partir del cual puede determinar los gustos de los usuarios. Cuando no hay clientes, la máquina muestra un gran reloj digital y animaciones para atraer la atención de los transeúntes. Los productos se pueden ver detrás de una pantalla opaca, a la vez que su publicidad, el texto e imágenes flash.

La noticia es uno de los contenidos que configuran la última edición del programa Emprende, que emite Canal 24 horas. Esta semana el espacio mostrará, además, el funcionamiento de Salesforce una multinacional que ha mantenido el criterio de gestión como si se tratase de una start-up.

Próximo programa

También se analizará cómo el Ministerio de Salud de Nueva Zelanda tiene desde 2009 un Registro Virtual de Diabetes desarrollado sobre Big Data. El proyecto se utiliza para predecir su evolución y planificar los recursos. En este sentido, Silvia Leal ofrecerá algunos datos como que el mismo año del lanzamiento se detectó que el gobierno tenía censado, por error, un 10% más de pacientes que los que había en realidad.

Por su parte, María Millán explicará las posibilidades que se le abren a una nueva empresa cuando es capaz de conjugar acertadamente conceptos como clásico y novedoso. Por último, se entrevistará a unos emprendedores que viven del vino pero que a ninguno de ellos les gusta esta bebida.

Normas