La apuesta por el refino sostiene el negocio para la ingeniería

Técnicas ve oportunidades en la crisis del petróleo

Juan Lladó en un desayuno en Esade.
Juan Lladó en un desayuno en Esade.

En el panorama actual de incertidumbre económica, Técnicas Reunidas ve oportunidades. Su enfoque en el negocio de refino y petroquímica, que se mantiene estable pese a la reducción de ofertas, hace que la compañía resista mejor la crisis del crudo.

El vicepresidente y consejero delegado de la firma de ingeniería de procesos lo dejó ayer claro, tras participar en un desayuno de Esade. “En el mundo del petróleo, los que más están sufriendo son las empresas que diseñan plantas de producción (upstream); sin embargo, las que nos dedicamos a la transformación de ese petróleo (diésel, gasolina), no digo que seamos los reyes del mambo, pero estamos más cubiertos”.

Oriente Próximo, que representa el 68% de la cartera del grupo, promueve ahora la inversión en refinerías y plantas de tratamiento de gas para la generación de energía eléctrica y sortear así la caída de los precios, según Juan Lladó. Por eso, pese a los riesgos, dicen contar con un mercado en pleno desarrollo y unos contratos ya adjudicados, como el obtenido en 2015 para la construcción de la mayor refinería del mundo en Al-Zour, Kuwait (unos 3.600 millones).

“Ganamos poco comparado con las constructoras; es un negocio complejo, duro y con mucho riesgo, pero tenemos mercado y tendremos futuro en los próximos 15 años”, insistió. La multinacional ha sido duramente castigada en Bolsa en los últimos meses, no solo por el derrumbe de la cotización del crudo (en torno a 30 euros), sino también por las dudas respecto a nuevos pedidos. Pero ayer subió un 2,8%, hasta los 28,1 euros por acción. “Estar en Bolsa tiene muchas ventajas, pero nos sigue dando muchos dolores de cabeza. Hay crisis, nos afecta, pero muchos de nuestros clientes se están transformando en refino y pretroquímicas”, subrayó.

La cartera de proyectos de la compañía alcanzó en 2015 los 12.000 millones de euros, mientras que las ventas se calculan en casi 4.000 millones, adelantó el ejecutivo. Una facturación concentrada en Abu Dabi, Arabia Saudí y Kuwait, sus mercados principales; seguido de Latinoamérica (14%), y donde Europa representa apenas el 6%.La presentación de resultados será a finales de este mes.

Irán también supone una gran oportunidad para esta industria, y aunque no es un mercado nuevo para la firma, el vicepresidente cree que su desarrollo tardará unos años. Así, pese al escenario adverso, la empresa es optimista y confía en las previsiones de crecimiento de la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas inglesas), en cuanto al aumento de la población (14%), sobre todo la urbana (22%), el PIB (60%) y el consumo energético (30%). “Habrá demanda”, concluyó, de cumplirse este patrón.

ABENGOA
Preguntado por un posible interés en la compañía renovable Abengoa –en preconcurso de acreedores–, Lladó respondió que su grupo no lo tiene. “No nos hacen ofrecido una compra, ni que creo que se les ocurriera, porque somos muy distintos; no hay nada en Abengoa que complemente a Técnicas Reunidas”, aclaró.