Para comprar activos

La socimi Mercal planea una ampliación de capital

La sociedad cotizada en el MAB busca inversiones de hasta 20 millones. Sus reponsables cree que debido a la inestabilidad financiera hay una mayor presión sobre el inmobiliario

La socimi Mercal planea una ampliación de capital

La socimi Mercal quiere crecer. Para ello, los responsables de esta sociedad cotizada en el MAB están planeando una ampliación de capital de entre 7,5 y 10 millones de euros, que le permita asumir la adquisición de activos por valor de entre 15 y 20 millones en un tiempo próximo.

La socimi actualmente está valorando carteras de locales comerciales, hoteles y clínicas privadas como posibles objetivos para adquirir.

El plan de adquisiciones pasa por cubrir el 50% del importe con financiación bancaria. El resto sería costeado a través de la ampliación de capital, con la intención de que los actuales socios la sufraguen.

Mercal es una de las socimis más pequeñas que cotizan en el MAB, con una capitalización bursátil de 30,38 millones y un valor de 35 euros por título, desde los 29 con los que debutó en julio de 2014.

La sociedad surge en 1992 y está dedicada al arrendamiento de inmuebles urbanos. Los socios fundadores son 12 directivos de la antigua Arthur Andersen (Accenture), que decidieron invertir fundamentalmente en locales comerciales y edificios de oficinas. Entre ellos, actualmente ejercen de casero de un hospital de las clínicas Hospitén en Málaga. Se trata, todas ellas, de inversiones a largo plazo.

La socimi actualmente está valorando locales comerciales en las principales calles de Madrid, Barcelona y otras ciudades de las Islas Baleares y Andalucía. “Además estamos estudiando alguna clínica privada”, señala Basilio Rueda, uno de los administradores de la sociedad.

Los datos de esta socimi indican que cuentan con activos por valor de 39,3 millones de euros, una deuda de 12 millones y rentas de 2,7 millones por alquileres. Además, la rentabilidad del negocio se encuentra en el 7,1%.

Rueda destaca que en los últimos meses la socimi está comprobando que los activos en venta tienen un sobrecoste, sobre todo en Madrid, que hace que sean muy poco atractivos en rentabilidad. “Debido a la inestabilidad financiera, los inversores están saliendo de la renta fija y de la renta variable y hay una mayor presión sobre el inmobiliario”, apunta.