Los expertos analizan el aspecto técnico del selectivo

Los expertos creen que el Ibex bajará hasta los 7.500

Análisis técnico del Ibex 35

Bandazos en un Ibex 35 que se mueve violentamente al alza y a la baja en medio de una tormenta bursátil. Si el selectivo fuera un barco, los expertos recomendarían arriar las velas para capear el temporal, pero como índice bursátil de referencia de la Bolsa española, la mejor protección pasa por seguir de cerca su aspecto técnico e intentar predecir los movimientos.

“La pérdida de los mínimos de octubre del año 2014, da mucha debilidad a nuestro índice, ya que ese nivel era el último mínimo relevante de la tendencia alcista que llevo al Ibex 35 desde los 6.000 hasta los 12.000 puntos”, señala Marc Artés, consejero delegado de Trading Intradía. “Cuando se pierde ese valor, el precio busca zonas de soporte importante. En este caso, la zona de los 7.500”, matiza el experto.

Pero el rebote de ayer también dio alas a los más positivos para pensar que existe una posibilidad real de que el vendaval bursátil amaine y deje al Ibex 35 en las inmediaciones de la isla del tesoro alcista. “Es una tendencia claramente bajista. Para hablar de rebote sólido las alzas actuales tendrían que mantenerse durante varios días para romper al alza”, señala Carlos Hernández, analista de XTB.

Y para que el rebote se mantenga, los analistas apuntan a la necesidad de un guiño de la Reserva Federal en forma de contención en la subida de los tipos de interés prevista para 2016. “Si Estados Unidos decide posponer la subida de tipos, los inversores interpretarían este mensaje como un gesto de apoyo y el selectivo español podría escalar a los 9.200 puntos” cuenta Miguel Paz, analista de Unicorp Patrimonios. Pero Hernández calma los ánimos:“ahora mismo la tendencia es claramente bajista. Antes de hablar de un rebote de entidad, que devuelva los 10.000 puntos al Ibex, sería imprescindible consolidar los 9.200, algo realmente difícil a día de hoy”.

Lo ocurrido en las últimas sesiones, tanto las caídas como los repuntes, no obedecen a razones concretas “sino más bien a componentes psicológicos”, afirma Iván San Félix, de Renta 4. El experto señala que el mercado “está muy sensible a las noticias” y el rebote de ayer no supone un cambio de tendencia en un entorno además en el que cada vez tienen más eco las voces que apuntan a la posibilidad de una nueva recesión. En este entorno, la volatilidad y el nerviosismo se apodera de los inversores, dando lugar a sesiones de fuerte convulsión.

Mientras algunos ven en China y la caída del crudo la principal amenaza, otros como Paz creen que el riesgo más importante tiene una doble vertiente.La primera de ellas es la que tiene que ver con el comportamiento de la Reserva Federal. El analista de Unicorp Patrimonios considera clave que la presidenta de la Fed transmita a los inversores la idea de que el endurecimiento de la política monetaria puede posponerse. Sin embargo, el mensaje lanzado por Janet Yellen ante la Cámara de Representantes confirma la intención de proseguir con el alza del precio del dinero pese al empeoramiento de las condiciones financieras. Eso sí, la subida de los tipos será “gradual”. Los inversores en un principio se tomaron la noticia con entusiasmo, pero poco después las ventas volvieron a hacer acto de presencia. Son muchos los que consideran que la Fed debería tomarse calma en el proceso de subida de los tipos porque sus consecuencias no solo se sienten en EE UU, sino también en el resto de economías en un mundo tan interconectado como el actual.

Por su parte, Virginia Pérez, responsable de renta variable de Tressis cree que la comparecencia de ayer de Yellen confirma que pese a las dudas del último trimestre, los fundamentales de la economía americana siguen siendo sólidos.

El segundo aspecto que perturba a Paz es el que hace referencia al sistema financiero. En las últimas sesiones a las dudas de la banca italiana se han sumado las alarmas de una posibilidad de impago por parte de las empresas petroleras. Todo ello ha arrastrado al sector bancario europeo a cotizar con descuentos respecto a su valor en libros del 48%, algo que no sucedía desde 2009. De nuevo Pérez matiza que, aunque es cierto que el sector energético no atraviesa su mejor momento, la exposición de la banca a estas empresas nada tiene que ver con lo ocurrido por ejemplo durante la burbuja inmobiliaria. “Esta es menor y mucho más acotada”, reitera Pérez.Además, la experta señala que la situación financiera de las compañías es ahora bien distinta gracias a los esfuerzos de desapalancamiento.