La incertidumbre puede restar más de punto y medio al PIB

BBVA cree que hay sobrerreacción de los mercados

El economista jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research, Rafael Doménech, ha asegurado que ve “lejos” otra crisis financiera, a pesar de la volatilidad de los últimos días, y cree que se está produciendo una sobrerreacción de los mercados, que tienden a hacer correcciones “muy fuertes” antes de normalizarse.

En una rueda de prensa para presentar el último informe 'Situación España', Doménech no ha descartado, en cambio, la posibilidad de que esta sobrerreacción persista en el tiempo y acabe afectando a decisiones de consumidores y empresas.

“No es nuestro escenario, pero sí es un riesgo”, ha reconocido, tras resaltar que hay una correlación muy elevada entre la bolsa norteamericana, la europea y la española. “El famoso contagio”, ha dicho.

Por su parte, el economista jefe del Grupo BBVA, Jorge Sicilia, no ha querido referirse a la situación concreta de Deutsche Bank, y ha explicado que las medidas que se han tomado estos años para sanear y reforzar el sistema financiero están por “testar”.

“El mercado está empezando a ver cómo funcionan estos instrumentos en un entorno bajista”, ha aseverado, tras considerar que es un tema que habrá que mirar con cuidado en el futuro.

Incertidumbre política

Doménch sí ha avisado de que la incertidumbre política podría restar más de un punto y medio al PIB en 2016 y 2017 si se mantiene durante los próximos seis meses. BBVA Research reconoce que la incertidumbre sobre la política económica en España ha aumentado al inicio de 2016, lo que podría tener consecuencias en el consumo y la inversión de las familias.

Doménech ha explicado que este aumento de la incertidumbre en enero podría restar al crecimiento dos y tres décimas. Si se mantiene este nivel de incertidumbre durante seis meses, el impacto en PIB podría alcanzar cinco décimas este año y más de un punto (1,1%) en 2017.

González y Peña Nieto inauguran la nueva sede de la filial de BBVA en México

Fuegos artificiales sobre el edificio BBVA Bancomer
Fuegos artificiales sobre el edificio BBVA Bancomer EFE

El presidente de BBVA, Francisco González y el presidente de México, Enrique Peña Nieto, han inaugurado la nueva sede de la filial del banco en México, BBVA Bancomer, situada en pleno Paseo de la Reforma de la capital mexicana.

La Torre BBVA Bancomer se erige como el edificio más alto de la capital azteca, con 234 metros de altura y 50 pisos. La nueva sede, que cuenta con un helipuerto, acogerá a 4.500 empleados de BBVA Bancomer.

La obra arquitectónica, diseñada por Víctor Legorreta y Richard Rogers, se enmarca dentro del plan de inversiones de 3.500 millones de dólares que BBVA Bancomer anunció en 2013.

“Con esta inauguración, refrendamos la apuesta de largo plazo del banco por México, porque creemos en este gran país, en los mexicanos y en su futuro”, ha explicado el presidente de BBVA en su discurso de inauguración de la nueva sede corporativa, según ha comunicado la entidad.

Por su parte, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha reconocido la labor de la entidad financiera y el compromiso con el país. “El banco es el más grande de México y al mismo tiempo es una institución que acompaña y está resuelto a seguir acompañando al desarrollo de México”, ha indicado.

BBVA ha invertido 650 millones de dólares en la nueva sede corporativa en México. El banco además está renovando las 1.800 sucursales en todo el Estado, creando la red más grande del sistema financiero mexicano con 10.772 cajeros automáticos y 235.000 terminales puntos de venta para recibir pagos con tarjetas de crédito y débito.

Incluso, el jefe de Economías Desarrolladas de BBVA Research ha advertido de que cualquier otro escenario en el que la incertidumbre supere ese nivel alcanzado en enero, que se debe exclusivamente a la situación nacional, tendría un efecto aún mayor en crecimiento y empleo.

De hecho, en materia de empleo, ha asegurado que si se llegara a mantener la incertidumbre durante los próximos seis meses y el PIB creciera cinco décimas menos en 2016, el impacto en el empleo podría ser de 0,6 puntos.

En cualquier caso, Doménech ha explicado que se trata de una incertidumbre económica y no sobre la situación política del país, puesto que un Gobierno muy estable con una mayoría absoluta puede generar este mismo tipo de inestabilidad económica. “Y todo lo contrario”, ha añadido.

Mantiene las previsiones

Aún así, BBVA Research sigue estimando que el PIB crecerá un 2,7% este año, la misma tasa que preveía hace unos meses, y también en 2017. Además, espera que el crecimiento de la economía permita crear alrededor de un millón de empleo en los dos años y reducir la tasa de paro al 17,5% a finales del año que viene.

El impacto de la incertidumbre sobre la situación económica se ha incorporado a las previsiones del BBVA Research y explica la moderación de PIB en 2016 respecto a 2015, aunque ha sido ligeramente compensado por el efecto positivo de la caída del crudo en la economía.

De hecho, las previsiones se habrían revisado al alza si no fuera por el aumento de la incertidumbre, puesto que la caída el precio del petróleo podría aportar algo más de un punto de crecimiento en 2016 y un punto y medio el año que viene, según la entidad. Y si se mantiene esa incertidumbre, se revisarán a la baja.

A pesar de este escenario, Doménech cree que España ha iniciado 2016 con “señales positivas” que indican que la tendencia económica de últimos meses de 2015 se ha mantenido en el primer trimestre, periodo en el que el PIB podría haber crecido de nuevo un 0,8% en tasa intertrimestral y cerca de un 3,2% en tasa interanual.

Según Doménech, si se mantiene este ritmo, se cumplen las previsiones y no se materializan los escenarios de riesgos que se vislumbran, se puede acabar el bienio 2016-2017 creciendo cerca del 3% y con una tasa de paro del 17,4%.

Desvío del déficit

Aún así, el crecimiento intermensual de la economía se moderará a tasas más próximas al 0,5% en la segunda parte del año, mientras que la tasa anual se estabilizará en una cifra más baja.

En materia de déficit, BBVA Research estima que el 2015 se cerró con un saldo negativo del 4,8%, lo que supondría un desvío de seis décimas respecto al objetivo pactado con Bruselas (4,2%). Este desvío, a su parecer, se repetirá en 2016 y podría lastrar la recuperación y tener negativos sobre el crecimiento y el empleo si se perpetúa en los próximos meses.

Crecimiento mundial

A nivel mundial, BBVA Research cree que el crecimiento se mantendrá en el 3,2% en 2016 y aumentará al 3,5% en 2017, por debajo de su promedio histórico, aunque con una moderada aceleración en los próximos trimestres.

“El mundo seguirá creciendo, pero a un ritmo menor que en el pasado y con más riesgos”, ha señalado el economista jefe del Grupo BBVA, Jorge Sicilia, que se ha referido al “aterrizaje brusco” de China, el ajuste adicional de los países emergentes, los riesgos geopolíticos, la desaceleración de algunos datos en EEUU y la volatilidad de los mercados.

Además, BBVA Research estima de especial importancia el mejor desempeño relativo que se espera de las economías desarrolladas, en particular de la europea, que crecerá un 1,8% en 2016 y se acelerará al 2% en 2017.