Sustituye a la antigua Gestamp Solar

Gestamp Solar, ahora X-Elio, pone el foco en Japón y México

Jorge Barredo, consejero delegado de X-Elio.
Jorge Barredo, consejero delegado de X-Elio.

La que fuera filial de energía solar del grupo Gestamp, ahora llamada X-Elio, ha culminado recientemente su adquisición por parte del fondo de capital riesgo KKR. El inversor se hizo con el 80% de la compañía con el objetivo de expandir sus instalaciones en el mercado internacional. En concreto, la firma de renovables prevé pasar de 300 MW instalados actualmente a 2.500 MW en cinco años.

“Nuestro objetivo es instalar 300 MW cada año”, explica Jorge Barredo, consejero delegado de la compañía y fundador en 2005 de la firma, ahora valorada en 1.000 millones de dólares. Para ello, KKR ha comprometido 500 millones en fondos para acometer estos proyectos, así como Gestamp su parte proporcional.

Dos son los principales mercados en los que el grupo apostará con más fuerza: México y Japón. En el caso del mercado nipón, la empresa cuenta actualmente con dos parques, con un total de 57 MW. Además, se encuentra en proceso de comenzar a construir otros cuatro que supondrán 150 MW nuevos en el país, y tiene proyectada la construcción de otros 200 MW. El objetivo es alcanzar unos 600 MW en “cuatro o cinco años”, según aclara el directivo. En el caso de México, la compañía cuenta con permisos por 500 MW, además está cerrando dos acuerdos PPA de 76 MW y 50 MW respectivamente.

Pero no serán los únicos mercados en los que se centre X-Elio. “Nos vamos a focalizar en los países de la OCDE”, explica Barredo. EE UU, país donde vendió su filial el año pasado y en el que ahora prevé volver a crecer, Sudáfrica, o Reino Unido son algunos de los lugares que se encuentran en la cartera del grupo. Actualmente cuenta con oficinas en 10 países y parques construidos en 13.

Lo que se descarta en la compañía es invertir en España. “No tenemos interés en crecer, la legislación ha cambiado tres veces y puede cambiar una cuarta”, lamenta Barredo. “Ha habido modificaciones retroactivas que han afectado a los inversores”. En la actualidad cuenta con 50 MW instalados. También descarta crecer en Europa fuera de Reino Unido y Francia ya que considera que se trata de un mercado “restringido”.

Barredo considera que la actual coyuntura económica “viene bien” para asentar el crecimiento de la compañía. “Tenemos recursos para invertir”, señala, aunque reconoce que de prolongarse esta situación tendría impacto en su actividad.

La salida a Bolsa, sobre la mesa

La entrada de un fondo de capital riesgo como es KKR abre en el futuro la cuestión de cómo abordar la salida del inversor. Barredo reconoce que la eventual salida a Bolsa “es una opción que está sobre la mesa”, aunque hay “otras alternativas”. El consejero delegado de X-Elio aclara que “aunque KKR habitúa a estar 10 años en las empresas, está entre los planes una posible salida a los cinco”.

Por ahora, KKR ha aportado a la firma “un músculo financiero que no tenía”, según Barredo, “además del acceso a nuevas fuentes de financiación”. Asegura que es “la primera vez” que el fondo estadounidense apuesta por participar de forma mayoritaria en una empresa de renovables y no mediante la compra de activos, como había hecho en el pasado. Barredo defiende que hoy existe capacidad para crecer en renovables en todo el mundo. “Las renovables son ya tan competitivas como el resto de energías”, argumenta. A ello se suma que, según el directivo, “ya no tienen el riesgo al que se les asociaba hace tiempo”, puesto que hay “una consolidación del mercado”, que está atrayendo a los inversores.