Informe Axesor

Tubos Reunidos, ante el seísmo del crudo

Un trabajador en una planta de la compañía
Un trabajador en una planta de la compañía

El desplome del precio del petróleo está acarreando profundas consecuencias no en los productores, sino también en todas las economías del mundo, al interpretarse como un indicador temprano de la desaceleración del crecimiento global. Dada la severidad y el corto espacio de tiempo en que se han producido las caídas, los efectos en la industria auxiliar están siendo particularmente negativos. Así lo ha reconocido Tubos Reunidos, empresa especializada en productos tubulares de acero sin soldadura destinados fundamentalmente para las industrias energéticas y petroquímicas. Axesor otorga a Tubos Reunidos un rating no solicitado de BB- con tendencia estable.

La compañía mantiene una elevada concentración del negocio en la venta de tubos de acero sin soldadura, que representa el 80% de las ventas, si bien esta dependencia se mitiga con una relevante actividad exterior, que al cierre del tercer trimestre de 2015 (último dato publicado) representaba el 82% de las ventas. No obstante, el peso del mercado europeo (más del 40% de la cifra de negocio), su elevada especialización y su tamaño mediano limitan su capacidad de influencia en el sector y determinan un posicionamiento competitivo medio a nivel global.

El gran problema para la compañía es la persistente caída de las ventas en el segmento de petróleo y gas, como se refleja en la reducción del importe de la cifra de negocios del 20% y del 44% en el caso del beneficio bruto operativo (ebitda) en las cifras del tercer trimestre del año pasado. El mercado del petróleo está afectado actualmente por un claro sesgo negativo, con precios medios que rondan prácticamente la mitad de lo que habían contemplado las grandes empresas del sector en sus presupuestos hace escasos meses. La aceleración de la actividad del fracking ha revolucionado el panorama del crudo, especialmente en EE UU, donde recientemente se han eliminado las restricciones relacionadas con las exportaciones que pesaban sobre los hidrocarburos desde hace 40 años. Este exceso de suministro se está viendo incrementado tras el levantamiento a Irán de las sanciones internacionales, ya que el país árabe ya ha tomado las medidas para poner en el mercado 500.000 barriles diarios de oferta adicional. A todo esto se suma el aterrizaje económico de China, que está creciendo al menor ritmo en 25 años, con efectos negativos en todas las materias primas a escala global.

La evolución negativa de la demanda en el corto plazo compromete la rentabilidad de las fuertes inversiones desarrolladas en los últimos años por Tubos Reunidos. Al cierre del tercer trimestre del año pasado, la deuda financiera neta se situaba en 180,7 millones de euros. Si bien durante 2015 el nivel de endeudamiento se mantuvo en línea con el ejercicio anterior, la caída de la rentabilidad implica una situación algo más ajustada de liquidez. La empresa mantiene su esfuerzo en situar la deuda en el largo plazo (84% del total) como medida de mejora de la solvencia. En su última presentación, la compañía informó de que había logrado reducir los gastos financieros un 34% respecto al mismo periodo del ejercicio 2014, gracias a la firma de nuevos préstamos que precisamente le han permitido alargar los plazos de vencimiento.

El avance logrado por Tubos Reunidos en su plan de negocio y las medidas extraordinarias tomadas para mejorar la rentabilidad y generación de caja, permiten a la compañía contar con una mayor capacidad para competir en mercados de mayor valor añadido y afrontar en mejores condiciones el reto de sostener su solvencia actual y crecer en un entorno marcado por las expectativas negativas del crudo y la creciente competitividad, esta última agudizada por la ambición de China de obtener el estatus de economía de mercado, que imposibilitaría la aplicación discrecional (sin necesidad de recurrir al arbitrio de la OMC) de salvaguardias y acusaciones de dumping que ahora efectúan muchos países contra los productos chinos.