Según los datos publicados por el INE

El comercio consolida la salida de la crisis con un crecimiento del 3,6%

La afiliación a la Seguridad Social encadena 20 meses consecutivos de crecimiento

Decenas de personas acceden esta mañana a un centro comercial que ha iniciado el periodo de rebajas de enero.
Decenas de personas acceden esta mañana a un centro comercial que ha iniciado el periodo de rebajas de enero. EFE

El comercio minorista creció un 3,6% anual en 2015, su mejor registro en ocho años, según datos publicados hoy por INE. Esta recuperación de la actividad ha sido generalizada en todas las categorías de productos, en especial, los de no alimentación, que avanzaron un 4,6% anual. Por su parte los grandes formatos comerciales cierran el año con un repunte del 4,4%.

El empleo en el comercio es la otra nota positiva en 2015. La afiliación a la Seguridad Social encadena 20 meses de crecimiento. Además, en 2015 el índice de ocupación creció un 1,1% anual, gracias al dinamismo de los grandes formatos comerciales, que elevaron su nivel de ocupación un 1,7%, según datos del INE. En diciembre, la campaña de Navidad produjo un avance importante de la ocupación en los grandes formatos comerciales, del 2,7%, frente al 1,8% del conjunto sectorial.

La progresiva recuperación del empleo es, según Anged, la asociación nacional de grandes empresas de distribución, el indicador más fiable para anticipar el cambio de tendencia en el consumo y, en consecuencia, en el comercio. En 2015, la favorable evolución del paro, la moderación de los precios y la menor presión fiscal han permitido, por un lado, elevar la renta disponible de los hogares y, por otro, apuntalar la confianza del consumidor. De hecho, el consumo encadena 16 meses creciendo por encima del 2%.

Otro factor crucial para el comercio ha sido la evolución del turismo. La actividad y el empleo del sector han crecido con mayor intensidad en comunidades turísticas y en aquellas ciudades que han favorecido la flexibilidad horaria de los comercios. Según Anged, el sector debe ahondar en estas medidas de libertad comercial, como ya se ha hecho en Portugal, Italia, Reino Unido y Francia, todos ellos competidores turísticos de España.