El resultado de Brasil sube el 13,5%, pese a la recesión del país

Santander gana un 5.996 millones, el 2,6% más, gracias a España y Reino Unido

GRA181 BOADILLA DEL MONTE (MADRID), 27012016.- La presidenta del Banco de Santander, Ana Botín, durante la presentación de resultados del grupo que obtuvo un beneficio neto atribuido de 5.966 millones de euros en 2015, el 2,6 % más que el año anterior, después de la dotación a provisiones, sin las cuales las ganancias habrían crecido el 13 % y habrían alcanzado los 6.566 millones. EFEJuan Carlos Hidalgo
GRA181 BOADILLA DEL MONTE (MADRID), 27/01/2016.- La presidenta del Banco de Santander, Ana Botín, durante la presentación de resultados del grupo que obtuvo un beneficio neto atribuido de 5.966 millones de euros en 2015, el 2,6 % más que el año anterior, después de la dotación a provisiones, sin las cuales las ganancias habrían crecido el 13 % y habrían alcanzado los 6.566 millones. EFE/Juan Carlos Hidalgo EFE

Santander cerró 2015 con un beneficio atribuido de 5.966 millones de euros, el 2,6% más que un año antes, tras realizar dotaciones extra por 1.118 millones, sin las cuales habría alcanzado 6.566 millones, el 13% más. España recupera peso y ya suma el 12% del total, con 727 millones, Reino Unido supera a Brasil y es el primer mercado, con el 23% de resultado. Ana Botín reconoce que el crecimiento de la economía ha sido inferior a lo previsto.

Santander ha cumplido sus objetivos para 2015, según anunció ayer su presidenta, Ana Botín. Pese a ello, el banco realizó una serie de dotaciones a provisiones que recortaron el crecimiento del beneficio ordinario de 6.566 millones, el 13% más que un año antes, a 5.966 millones, con un aumento del 2,3%. Su destinado han sido 683 millones a deterioro de “activos intangibles”, 435 millones a “otros conceptos”, entre los que están las provisiones como mínimo del 25% por su participación en Abengoa y del 15% por su inversión en Sareb (según declaró la entidad, porque no se menciona en el informe trimestral), y ha constituido un fondo de 600 millones de euros para cubrir eventuales reclamaciones por la comercialización de seguros de protección de pagos en Reino Unido. Estos 1.118 millones de provisiones extra proceden 835 millones de la reversión de pasivos fiscales en Brasil y otros 283 millones del Banco Internacional de Funchal (Banif), adquirido recientemente.

De los resultados destaca la caída del negocio en el último trimestre. el beneficio ordinario pasó de 1.680 millones en el tercer trimestre a los 1.460 millones en el cuarto (5 millones superiores a los de 2014.

Botín definió los resultados de 2015 y los calificó como “una buena evolución” teniendo en cuenta la incertidumbre, con una economía internacional con un ritmo de crecimiento peor de lo previsto inicialmente, salvo España. Pese a todo, en España urgió a los partidos políticos a que se pongan de acuerdo para formar un Gobierno estable y no poner en peligro la recuperación económica.

Pero pese a los resultados “favorables” del pasado año, la banquera considera que para 2016 se presenta “un escenario desafiante, mucho peor que lo que veníamos hace unos meses”.

Brasil es su principal preocupación, país que representa el 19% del beneficio del grupo, lo mismo que el año pasado. Considera que los mercados están castigando más a la acción del banco por su peso en el gigante sudamericano en recesión que por la incertidumbre política en España. Por ello, uno de sus mayores obsesiones ahora es convencer a los analistas de que Brasil no les está perjudicando tanto como prevé el mercado. De hecho, tanto Botín, como el consejero delegado, José Antonio Álvarez, insistieron en que en este país habían ganado 1.631 millones, el 13,5% más que un año antes (32,7% en reales, sin tener en cuenta el tipo de cambio de las divisas). Su idea es seguir creciendo, pese a que ha sido el único país en el que ha aumentado la morosidad y las provisiones, pero también ha mejorado el crédito un 9% (aunque al canje en euros supone una caída del 18,9%) y un 12% los recursos (caída del 16,3% en euros), explicó Álvarez.

El crecimiento del resultado anual ha estado impulsado en gran parte por España, y sobre todo Reino Unido. Ambas geografías han ganado peso. Reino Unido, así ha pasado de representar lo mismo que Brasil en 2014, el 19%, a sumar sus beneficios el 23% y ser el primer país en ganancias del grupo, tras obtener 1.971 millones de euros, el 26,6% más. España vuelve a recuperar fuelle y representa el tercer mercado con una cuota en la tarta del beneficio global del 12%. En su mercado de origen Santander ganó 727 millones descontando las pérdidas en inmuebles y el resultado de Santander Consumer en el país, lo que supone más que duplicar los obtenidos un año antes por menores provisiones y costes, ya que todos los márgenes caen (el de intereses -5,4%, el bruto -8,4% y el neto -15,7%). Si solo se tiene en cuenta la actividad comercial, el beneficio llega a 977 millones, el 18,2% más.

La entidad elevó el crédito bruto en el conjunto de las geografías en las que opera el 6%, hasta 805.395 millones, y los recursos el 7% hasta 774.819 millones, “en un año con un contexto económico internacional complejo, con tipos de interés históricamente bajos en monedas clave para el grupo, como el euro, la libra o el dólar”, recordó.

En España, pese a que uno de sus objetivos era volver a crecer en volumen neto de créditos no fue posible. Cayeron el 3,2%. Los recursos subieron el 1%.

Para este año el banco, según explicó Ana Botín, impulsará su cuenta de resultados, sobre todo, en España gracias a unas menores provisiones y a unos menores costes, ya que los ingresos seguirán débiles ante la prolongación de los tipos de interés casi al 0% que imperan en Europa. Santander obtuvo en Estados Unidos 678 millones de euros, un 21,3% menos que el año anterior.

Mayor dividendo este año

Los beneficios obtenidos el año pasado han permitido al banco repartir un dividendo por acción de 0,20 euros, de los que 0,16 euros son en efectivo, un 79 % más que en 2014. La presidenta, Ana Botín, prometió ayer que el beneficio y el dividendo por acción crecerán este año, aunque no concretó más al respecto. Descartó, no obstante, llevar a cabo una nueva ampliación de capital para mejorar sus ratios de solvencia. Cerró el año con un ratio CET1 fully loaded (cumplidos todos los requisitos de Basilea III de 2019) del 10,05%, ligeramente por encima de su objetivo, y espera llegar al 11% en 2018.

Analizará oportunidades en zonas ‘core’

Ana Botín aseguró que la banca española es “muy competitiva”. Con una cuota de mercado en la Península Ibérica del 14% al 15% , la banquera aseguró que está confortable con estos porcentajes, y recalcó en varias ocasiones que Santander busca el crecimiento orgánico. Pese a ello, no quiso pronunicarse nuevo interés por el luso Novo Banco, ni por alguna compra en Reino Unido. Tampoco dijó muy claro si podría o no participar en alguna compra en España. Sí reconoció que en los países “core” analizan posibles oportunidades. Eso sí, “Santander ni está ni pretende estar en todos los mercados”, declaró.

Fichaje en el área corporativa de innovación

El banco anunció ayer el nombramiento de J. Peter Jackson como director general y responsable del área corporativa de innovación, designación aprobada por el consejo de administración.

Jackson sustituye a José María Fuster, que llevaba en el grupo más de 30 años. Jackson ha sido consejero delegado de Travelex Group, donde dirigió el proceso de transformación de la compañía, centrado en innovación digital. Licenciado en ingeniería por la Universidad de Cambridge (Reino Unido), ocupó puestos de responsabilidad en Lloyds y Halifax Bank of Scotland, y fue consultor de McKinsey.

Defensa del cobro en cajeros

Ana Botín defendió la tasa que cobra la entidad a los no clientes por sacar dinero en efectivo de sus cajeros ante la inversión que realiza en las máquinas. Recordó que en su conjunto han bajado las comisiones por este servicio que fijan los bancos. Santander cobra 1,85 euros a los no clientes por sacar de sus cajeros. Sobre la propuesta del subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy, de reformar el modelo de supervisión, Botín se limitó a señalar que hay “muchos modelos viables”. Recordó que el esquema de supervisión en Europa ha avanzado “mucho” en los últimos años.

“La incertidumbre no ayuda a la economía”

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, empezó la rueda de prensa que siguió a la presentación de resultados excusándose “no soy una experta en política”, ante la pregunta de un periodista sobre las incertidumbres existentes en la actualidad en España sobre el futuro Gobierno. Pero según fue avanzando el acto, la banquera profundizó más en su respuesta inicial. Advirtió, como ya lo han hecho otros banqueros, que la incertidumbre política en España “no ayuda a la economía”, si bien se mostró confiada en que al final los partidos llegarán a acuerdos para formar gobierno.

“Yo tengo plena confianza en la fortaleza de las instituciones y los partidos van a encontrar las soluciones que permitan la gobernabilidad de España”, declaró. Para la máxima ejecutiva de la entidad financiera, la incertidumbre política “no ayuda, pero España está en una situación coyuntural positiva y entre todos tenemos que asegurar que siga así”.

Tras insistir, la banquera –que ayer presentó sus primeros resultados de un ejercicio completo del grupo como presidenta de Santander–, reconoció que “es verdad que hoy suena menos el teléfono para comprar activos que hace dos meses, eso es verdad”. Botín se felicitó de que la situación de la economía española ha cambiado y que en este momento se está creando empleo, se está reduciendo el paro y la recuperación está siendo “bastante equilibrada”.

Considera que las reformas estructurales acometidas por el Gobierno y el “esfuerzo” de los españoles hacen que “sigamos siendo un país atractivo para los inversores y veo expectación en este sentido”. Aunque acto seguido matizó que “cuanto antes seamos capaces de dar más certidumbre en cuanto al escenario político mejor, y eso es lo que interesa a todos los españoles y a los empresarios. España es un gran país y tiene una enorme oportunidad de seguir mejorando”, afirmó. Y destacó que “lo que necesitamos es ponernos a trabajar todos y, en ocasiones, nos vemos peor y menos competitivos de lo que somos”. De cualquier forma, insistió en que España es “un gran país” y la recuperación económica es “bastante equilibrada”.

La ejecutiva al final sorprendió por su claridad en las explicaciones sobre la situación política en España. Además, aprovechó para pedir mayor inversión en educación, asignatura pendiente del país.

Ana Botín también sorprendió por una “confesión” que hizo en la rueda de prensa. Aseguró que, hasta ahora, Santander no era su banco principal, en referencia a la filial española, pues su nómina y sus recibos los tenía domiciliados en “otra entidad”, que no desveló, aunque, el banco aclaró más tarde que se refería a Santander UK, filial que dirigió hasta septiembre de 2014. La presidenta realizó esta confidencia cuando estaba explicando los resultados obtenidos por la Cuenta 1,2,3 en España, uno de los principales ganchos comerciales, con la que han logrado atraer a 860.000 clientes, de los que 237.000 nóminas se las ha arrebatado a la competencia. Botín aseguró que en octubre suscribió esta cuenta que remunera con hasta un 3% un máximo de 15.000 euros y que distribuye acciones de la entidad si se cumplen determinadas condiciones de vinculación. El consejero delegado del banco, José Antonio Álvarez, ya ha recibido varias acciones vinculadas a la Cuenta 1,2,3.