Suma rutas y retoca la flota

Iberia Express se refuerza para la próxima batalla del bajo coste

Avión A320 de Iberia Express en el aeropuerto de Barajas.
Avión A320 de Iberia Express en el aeropuerto de Barajas.

Iberia crece, e Iberia Express lo hace de forma paralela para atraer clientes hacia los vuelos de larga distancia que el grupo lanza principalmente desde Madrid hacia Latinoamérica. La compañía que preside Luis Gallego está de vuelta a Johannesburgo (Sudáfrica), tras recuperar distintos destinos en Suramérica; acaba de decir que elevará su presencia en La Habana, llegando a un vuelo diario (ha incrementado la oferta un 30% desde que reinició la ruta a Cuba en 2015), y tiene anunciado el estreno de Tokio y Shanghái como destinos, además de buscar opciones en África, y Oriente Medio, y tantear vuelos desde Barcelona.

El crecimiento de producción está siendo, y va a ser, exponencial. Máxime cuando Iberia jugará un papel determinante en el acuerdo de negocio recién firmado por IAG con Latam. “Lo normal es que este tipo de acuerdos supongan más un incremento de producción que un freno a la actividad”, explicó en Fitur el director del área Comercial y de Clientes de Iberia, Marco Sansavini, refiriéndose a un pacto en el que también participa British Airways.

A partir de este punto, el papel de la low cost que dirige Fernando Candela, y la necesidad de potenciarla, es determinante para que el largo radio de Iberia presente una alta ocupación.

Pero hay otros frentes que atender por parte de Express, como el creciente protagonismo de Ryanair y Easyjet, o el próximo lanzamiento de Air Europa Express, acontecimientos que obligan a la toma de nuevas posiciones.

Express espera dos A321 de Iberia, a la que entregará dos de sus 20 unidades A320

La cuarta aerolínea por número de pasajeros en Barajas, ya presentó en 2015 el mayor grado de desarrollo en el principal aeropuerto del país, con un alza del 16%, hasta 4,14 millones.

Nacida en marzo de 2012 con cuatro aviones, Iberia Express opera ahora 20 Airbus A320. Lo próximo será la llegada de dos A321, en febrero y junio, procedentes de Iberia a cambio de dos A320 que van a la matriz. En todo caso, se rozan los 25 aviones de techo fijado en los pactos laborales de Iberia con sus pilotos.

El objetivo del sindicato Sepla fue dejar sentado que el desarrollo del grupo Iberia afectaría a la parte de negocio low cost solo si se potenciaba previamente a la propia Iberia. Dicho acuerdo laboral, que en la dirección siempre se ha visto como un corsé, vence el 31 de diciembre de 2017. En un escenario de continua evolución, como es el del sector aéreo, parece aconsejable mayor margen de maniobra para Express. Y es que también están limitados los asientos ofertados en un 15% de los que opere Iberia.

Con su hub particular en las terminales 1,2 y 3 de Barajas, Air Europa pretende lanzar su aerolínea Express en la temporada de verano y equipada con cuatro aviones de la adquirida Aeronova, de la que Air Europa Express tomará el certificado de operador aéreo, más 11 unidades Embraer 195 (capacidad para 122 pasajeros) de la propia Air Europa.

Ante la nueva competencia, la aerolínea de bajo coste de Iberia tiene anunciadas nuevos desafíos para la temporada de verano: enlazará Madrid con Birmingham, Burdeos, Rennes, Malta, Cork, Bucarest, Cracovia, Gotemburgo, Islandia, Oslo y Santorini, esta última anunciada en Fitur; y volará entre Mallorca y Stuttgart, y entre los aeropuertos de Gran Canaria y Asturias. Una oferta que se suma a los 39 destinos (13 nacionales y 26 en el resto de Europa) ya operados desde la base de Barajas.

“La progresión de la compañía demuestra que el modelo de negocio híbrido de Iberia Express funciona. En tres años se ha situado como el cuarto operador del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas y consolidarse en el mercado del corto y medio radio, compitiendo con los operadores internacionales de bajo coste, a la vez que contribuye al crecimiento de la red de largo radio de Iberia aportando tráfico de conexión”.

Ryanair viene con nuevos aviones y está abierta a acuerdos para alimentar el tráfico de aerolíneas de red; Easyjet eleva su producción desde o hacia España; nace Air Europa Express, y presiona cada vez más Norwegian. La guerra por controlar el turismo en un destino como España está abierta. Pero a las dos Express, la de Iberia y la que ponga en marcha Juan José Hidalgo, también les va la vida en hacer rentable el salto de sus mayores entre Europa a América Latina.