Lo atribuye a la incertidumbre política

Economía reconoce retrasos en las inversiones

El secretario de Estado de Comercio en funciones, Jaime García-Legaz, aseguró ayer que las empresas están paralizando inversiones a la espera de que se despeje la incertidumbre política actual. Señaló que es una “actitud normal” y recordó que la economía precisa de “estabilidad”. El presidente de la Cámara de Comercio y Freixenet, reclamó que se alcance cuanto antes un pacto de Gobierno.

Cada vez más voces alertan desde el sector empresarial de que la dudas acerca del futuro Gobierno acabarán afectando a la economía y al crecimiento. El secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, contribuyó ayer a extender esta idea cuando aseguró que las empresas están frenando sus decisiones de gasto. “Hay inversiones que se podrían haber materializado en los próximos meses y que se retrasarán hasta que se aclare la situación política”, indicó García-Legaz durante un almuerzo organizado por la Asociación Española de Directivos y que contó con la participación del presidente de la Cámara de Comercio y de Freixenet, José Luis Bonet.

García-Legaz señaló que no podía cuantificar el volumen de inversiones que se están posponiendo por el clima político. Insistió en que “la inestabilidad nunca es buena”, aunque recordó que España está creciendo a ritmos superiores al 3% y cuenta con unas bases sólidas por las reformas estructurales emprendidas. “Esta situación política en otro contexto hubiera sido mucho más difícil de manejar”, defendió.

El secretario de Estado de Comercio rechazó opinar sobre los pactos de Gobierno, pero aseguró que la posibilidad de que el presidente en funciones, Mariano Rajoy, renunciara definitivamente a la reelección no “aportaría absolutamente nada”.

Durante el acto, José Luis Bonet, presidente de la Cámara de Comercio y Freixenet aseguró que todavía no han detectado una paralización notable de las inversiones. “No es todavía un parón de una entidad realmente grave, pero sí es importante que cuanto antes se llegue a una solución para preservar la estabilidad”, defendió. Bonet señaló que el clima actual –donde no está claro quién y cuándo formará Gobierno– no es nada propicio para los negocios. Desde los sectores empresariales se apuesta por un Gobierno del PP apoyado por PSOE y Ciudadanos.

Los socialistas, sin embargo, insisten en que bajo ninguna circunstancia votarán a favor de la investidura de Rajoy o de otro candidato del PP.

Bonet realizó un discurso en el que se mostró optimista y defendió que la recuperación económica es una realidad. Señaló que los riesgos externos –la situación en China– son menores que los internos. Rechazó de forma rotunda cualquier proyecto político que suponga abandonar la “economía social de mercado” o salir de la Unión Europea. Bonet elogió las reformas estructurales y la consolidación fiscal llevada a cabo durante la anterior legislatura y reclamó mantener las bases de la Constitución.

El presidente de la Cámara de Comercio no defendió un pacto de Gobierno concreto, sin embargo, señaló que es el momento de dialogar, tener altura de miras y pensar en el bienestar general. “Las elecciones han dejado una pluralidad de partidos que tendrán que pactar porque este país necesita estabilidad. Nosotros [los empresarios] dialogamos y pactamos. Hay que decírselo a los políticos”, defendió.

Bonet lamentó la imagen distorsionada que se tiene de los empresarios, un colectivo que definió como “un pilar para el bienestar de los ciudadanos”. Sobre la situación de Cataluña, el presidente de Freixenet reiteró que los soberanistas perdieron “el plebiscito” que plantearon en las elecciones autonómicas. Bonet ha sido uno de los empresarios catalanes que con más rotundidad se ha opuesto al proyecto independentista de la Generalitat y ha alertado de los riesgos de una declaración unilateral de independencia.