Estrategia contracíclica

La venta masiva propicia una entrada barata en la Bolsa

La encuesta a los inversores de Bank of America Merril-Lynch muestra que un 51% sigue sobreponderando la renta variable del Viejo Continente

La venta masiva propicia una entrada barata en la Bolsa

A contracorriente. Los inversores más reconocidos del mundo recomiendan siempre ir en contra de la opinión generalizada para maximizar sus ganancias: compran cuando todos venden (y el precio es más barato) y venden cuando todos compran (y el precio es más caro). El pesimismo se ha apoderado últimamente de todas las Bolsas que, azotadas por las dudas sobre el crecimiento de China y el brutal desplome del petróleo, han registrado importantes pérdidas desde el arranque de año.

“Es un momento perfecto para tomar posiciones en los selectivos europeos”, señala José María Manzanares, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles. El experto señala que “no hay ningún hecho significativo que vaya en contra de las compañías como tal, por lo que sus resultados deberían seguir siendo buenos y, una vez que desaparezca este pánico, sus cotizaciones subirán con fuerza”.

El Ibex 35 sigue esta tendencia mundial y ha cedido más de un 20% desde el 1 de diciembre, lo que, a ojos de los expertos, ha rebajado notablemente los precios de las acciones que cotizan en el selectivo español. Con esa mentalidad funciona la estrategia contracíclica. “Cuando mi limpiabotas invierte en Bolsa yo lo vendo todo”, comentaba John D. Rockefeller, uno de los máximos exponentes de este plan. Mientras la opinión generalizada huye de la renta variable, esos extraños inversores, con paciencia y como una sinuosa serpiente, esperan el momento preciso para atacar a su presa: una extraordinaria rentabilidad obtenida a través de compras a precio de ganga y de ventas cuando la cotización se sitúa en la estratosfera.

"Cuando mi limpiabotas invierte en Bolsa yo lo vendo todo"

John D. Rockefeller

El único gran riesgo que Manzanares encuentra a seguir ahora la estrategia a contraciclo se encuentra en que el mercado estuviera ahora descontando la llegada de una nueva recesión en los próximos meses, situación que, de momento, descarta completamente. De forma similar se pronunció la mayoría de los inversores encuestados por Bank of America-Merrill Lynch en su último informe. En este sentido, solo un 12% cree que se producirá una nueva recesión en los próximos 12 meses.

Además, pese al aumento de la incertidumbre, el 51% de estos mismos inversores sigue sobreponderando la renta variable europea, frente a la de Estados Unidos que, habiendo registrado unas caídas menos violentas, ostenta precios bastante más elevados. “Hay que tener en cuenta que pérdidas de este tipo, provocadas por el pánico, acaban conduciendo a subidas que se producen de forma muy brusca”, señala Manzanares.

La correlación entre el precio del crudo y las Bolsas parece indicar que este periodo de inestabilidad se calmará cuando la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) llegue a un acuerdo para limitar su producción. El cártel produce ahora a niveles situados muy por encima de lo empresarialmente razonable con el objetivo de hacer caer el precio del oro negro y expulsar del mercado a los competidores con mayores costes de extracción, como el fracking de Estados Unidos.

Pese a que los gigantes de la banca de inversión han presentado informes en los que indican que el precio del crudo tardará mucho en volver a la normalidad previa a la guerra de precios, Manzanares llama a la calma. “Para que veamos una renta variable alcista no es necesario que el petróleo suba mucho, sino que esas caídas violentas que tanta incertidumbre causan toquen a su fin”, comenta.

Para el experto, el sector energético es ahora el más atractivo. Las acciones de este segmento, tomando la referencia europea del Stoxx 600, se han abaratado un 10,72% desde el 1 de diciembre de 2015. “Las compañías están desarrollando su negocio perfectamente y son la prueba de las caídas por efecto contagio”, señala Manzanares, que también sostiene que, “quien ahora refuerce su posición en las utilities verá como gana mucho cuando la incertidumbre pase”. Asimismo, para los amantes del riesgo, recomienda comprar títulos de compañías relacionadas con el cobre. “Han caído mucho y podrían tener una recuperación violenta, aunque es mucho menos seguro”, indica.

Miradas hacia el sector automovilístico

El sector europeo de fabricantes de automóviles es el más atractivo para los inversores, según la encuesta realizada por Bank of America-Merril Lynch. A la luz de los últimos datos publicados, más de un 20% de los participantes sobreponderan este segmento. La encuesta, eso sí, concluyó el pasado 14 de enero, fecha en la que saltaron a la palestra rumores acerca de que Renault podía haber manipulado las emisiones de sus vehículos, un fraude por el que la alemana Volkswagen fue bruscamente castigada sobre el parqué. Desde entonces, los fabricantes europeos han caído más de un 4%.