A partir de diciembre de 2017

Ercros reducirá su plantilla y su facturación en 90 millones

Una de las plantas de Ercros.
Una de las plantas de Ercros.

La empresa química Ercros reducirá su plantilla entre 150 y 200 personas y su facturación en unos 90 millones de euros por el impacto de la prohibición del uso de tecnología de mercurio y el cierre de la planta tarraconense de Covestro, antigua Bayer, a partir del diciembre de 2017.

Según ha comunicado hoy Ercros a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la decisión de la Unión Europea de prohibir, a partir de diciembre de 2017, el uso de tecnología de mercurio en la producción de cloro y sosa cáustica y el cierre de la planta de MDI anunciada por Covestro tendrá un importante impacto en la química.

Covestro es el principal consumidor de cloro de la fábrica de Ercros de Vila-seca I y el cierre de su planta hace innecesaria la inversión que la química preveía acometer para sustituir la tecnología de mercurio, que ahora representa el 100 % de la capacidad de producción de cloro de la fábrica de Flix y el 70 % de la capacidad de la fábrica de Vila-seca I.

La empresa reducirá su plantilla entre 150 y 200 personas, para lo que dotará una provisión de unos 10 millones de euros, previsiblemente al cierre del ejercicio 2017.

Ercros reducirá su producción total de cloro en un 55 %, lo que supondrá una disminución del consumo de energía eléctrica y ello permitirá liberar avales financieros y los depósitos que los garantizan por un importe de unos 8 millones de euros, lo que dará liquidez extra a la compañía para abordar los costes del ajuste de plantilla.

A partir de 2018, Ercros prevé reducir la facturación en unos 90 millones de euros, un 15 % de la facturación anual, y una reducción del ebitda ordinario de entre 5 a 10 millones de euros.

Este impacto es asumible para Ercros, según la compañía, ya que será compensado por el rendimiento de los otros negocios del grupo y por la continuidad del entorno favorable derivado del tipo de cambio, la recuperación de la construcción y de la economía en general, tanto en España como en Europa, y la reducción del coste del gas derivada de la reducción del precio del petróleo, lo que ha hecho que la compañía vuelva a la rentabilidad en 2015.

Ercros seguirá manteniendo su presencia en el mercado del cloro y de la sosa cáustica con la producción de las plantas del grupo que ya han reconvertido su tecnología.