El operador considera que este modelo es "demasiado caro"

Los nuevos A380 de IAG serán de segunda mano

Willie Walsh, presidente ejecutivo de IAG.
Willie Walsh, presidente ejecutivo de IAG.

Iberia y British Airways barajan hacerse con aviones del modelo A380 de segunda mano porque creen que comprar ejemplares adicionales nuevos del superjumbo de Airbus les saldría demasiado caro, según el presidente ejecutivo del holding IAG del que forman parte las dos compañías aéreas, Willie Walsh.

El objetivo de IAG es aumentar la proporción de aeronaves arrendadas dentro de su flota, dijo Walsh el lunes en la conferencia Airline Economics que tuvo lugar en Dublín. “Existe la posibilidad de adquirir más A380, pero no vamos a ejercerla porque son aparatos demasiado caros”, afirmó. “Por el contrario, la oportunidad de arrendarlos de segunda mano es atractiva”. Walsh añadió que IAG también está interesado en el arrendamiento o la compra de segunda mano de más aviones 777-300ER de Boeing.

“De cara al futuro, posiblemente veamos una mayor mezcla de arrendamiento de aviones que la que hemos tenido tradicionalmente”, sostuvo. El leasing ha sido visto tradicionalmente como una opción no muy ventajosa por grandes transportistas ya consolidados en el mercado, que a menudo pueden conseguir grandes descuentos en los pedidos de nuevos aviones. Pero las aerolíneas están buscando cada vez más revertir esta situación, con el objetivo de añadir o restar capacidad de manera muy rápida, según la demanda del mercado, en palabras delos expertos que participaron en la conferencia.

“El leasing ha venido para quedarse”, aseguró Steven Udvar-Hazy de Air Lease Corporation en respuesta a los comentarios de Walsh. Walsh dijo que IAG estaba mirando añadir otros cinco o seis aviones A380 a la flota de British Airways, pero que este jet podría ser adecuado también para Iberia. Este avión ha sido un éxito para British Airways en las rutas donde la demanda era alta pero no necesariamente tienen que operar vuelos frecuentes, según el presidente de IAG. El apetito de IAG hacia estos aparatos es limitado, aseguró Walsh, debido a la falta de flexibilidad de la aeronave.

El A380, un avión con 544 asientos, ha sido un producto que el fabricante, Airbus, ha vendido con cierta lentitud y todavía no se ha testado en el mercado de segunda mano.