Wernigerode, lugar de inspiración de Goethe

El valle encantado del Harz es el punto de partida para conocer la historia de la reunificación de los pueblos fronterizos de la antigua RDA.

  • Imagen de las casas autóctonas de Wernigerode con entramados en piedra y madera.
    1Imagen de las casas autóctonas de Wernigerode con entramados en piedra y madera. Ir a noticia
  • El antiguo tren de vapor de Wernigerode, de 1887, declarado monumento histórico en 1972, y que sube en tres cuartos de hora al Brocken, la cima más alta de la región.
    2El antiguo tren de vapor de Wernigerode, de 1887, declarado monumento histórico en 1972, y que sube en tres cuartos de hora al Brocken, la cima más alta de la región. Ir a noticia
  • Vista del museo Brockenhaus, en la cumbre de la montaña, cubierto por la niebla, y donde conocerá la fauna y flora de la zona, las actividades de espionaje de la Stasi y las primeras infraestructuras de telecomunicaciones.
    3Vista del museo Brockenhaus, en la cumbre de la montaña, cubierto por la niebla, y donde conocerá la fauna y flora de la zona, las actividades de espionaje de la Stasi y las primeras infraestructuras de telecomunicaciones. Ir a noticia
  • Vista de la casa más pequeña de Wernigerode (la segunda por la derecha), en el centro de la ciudad.
    4Vista de la casa más pequeña de Wernigerode (la segunda por la derecha), en el centro de la ciudad. Ir a noticia
  • El espectacular ayuntamiento gótico, en la plaza del mercado. Primero fue casa de juego, después palacio de justicia, hasta convertirse en sede consistorial.
    5El espectacular ayuntamiento gótico, en la plaza del mercado. Primero fue casa de juego, después palacio de justicia, hasta convertirse en sede consistorial. Ir a noticia
  • Vista de sus coloridas casas típicas, en las que predominan decorados en verde, rojo y amarillo.
    6Vista de sus coloridas casas típicas, en las que predominan decorados en verde, rojo y amarillo. Ir a noticia
  • La casa inclinada del siglo XVI, un antiguo molino de agua, cuya presión de la acequia erosionó sus muros encorvando la edificación. Hoy es un museo que puede visitar.
    7La casa inclinada del siglo XVI, un antiguo molino de agua, cuya presión de la acequia erosionó sus muros encorvando la edificación. Hoy es un museo que puede visitar. Ir a noticia
  • Imagen de una torre de control militar y restos de una valla de la antigua RDA próximas a la aldea de Sorge, con apenas 80 habitantes, a media hora de Wernigerode.
    8Imagen de una torre de control militar y restos de una valla de la antigua RDA próximas a la aldea de Sorge, con apenas 80 habitantes, a media hora de Wernigerode. Ir a noticia
  • Vista de la parte alambrada que se conserva en la antigua frontera interior de 13 kilómetros en Sorge, un paseo histórico entre pinares, en una zona reforestada.
    9Vista de la parte alambrada que se conserva en la antigua frontera interior de 13 kilómetros en Sorge, un paseo histórico entre pinares, en una zona reforestada. Ir a noticia
  • Un búho con gafas en la fachada de una librería del centro de Wernigerode. La coloridad ciudad del Harz, como se la conoce, decora sus edificios con esculturas de animales de la región o figuras humanas que evocan las profesiones comunes (minero, carpintero, granjero, entre otros).
    10Un búho con gafas en la fachada de una librería del centro de Wernigerode. La coloridad ciudad del Harz, como se la conoce, decora sus edificios con esculturas de animales de la región o figuras humanas que evocan las profesiones comunes (minero, carpintero, granjero, entre otros). Ir a noticia