Prevé que la emisión de empresas se mantenga o baje

¿Qué va a pasar en el mercado de deuda? Société responde

Edificio de Société Générale.
Edificio de Société Générale.

El importe de deuda emitido en España el año pasado fue de 81.800 millones de euros, un 8,2% inferior al de 2014. Y este año las empresas continúan muy holgadas de liquidez. Por ejemplo, Telefónica se embolsará en breve los alrededor de 14.000 millones de euros de la venta de O2 a Hutchison Whampoa, señalaron ayer en Société Génerale, en la presentación de un informe sobre la situación y el futuro de los mercados de capitales en España.

La incertidumbre política, derivada tanto del resultado de las elecciones generales, sin un gobierno claro, y el nuevo ejecutivo en Cataluña serán cruciales, según los directivos de Société Générale Fernando García y Javier Guzmán, codirectores de mercado de capitales, Arturo Alonso, director de financiación global, y Jaime Sanz, responsable del área de rating a nivel global.

Javier Guzmán destacó que “salvo que haya operaciones de fusiones y adquisiciones, esperamos volúmenes planos o ligeramente a la baja” en cuanto a empresas. El año pasado, se emitieron en grado de inversión 12.000 millones de euros, un 9% menos, mientras que en high yield se quedó en los 2.700 millones, un 21% por debajo. 

Eso sí, los éxitos en los debutantes fueron significativos, como la del Canal de Isabel II Gestión (Société Générale participó en la colocación), que vendió 500 millones de euros a 10 años, y ACS, Cellnex y Colonial.

También en el ámbito público la necesidad de financiación bajará ante el menor déficit público, que debe situarse este ejercicio en el 4,2% sobre el PIB, a juicio de Fernando García. Donde puede haber más movimiento es en el sector inmobiliario, destaca Arturo Alonso: “Después de Colonial el año pasado [que colocó 1.250 millones de euros en bonos] puede haber nuevos debutantes”, explica el experto.

Jaime Sanz, por su parte, descarta noticias negativas en cuanto a la calificación de riesgo de España, pero destaca que “será difícil ver subidas de rating en 2016”, ante los problemas de gobernabilidad.