Ven al Ibex en los 11.500 puntos a cierre de año

Los valores de Deutsche para sortear la tempestad

Bolsa de Madrid
Un panel informativo de la Bolsa de Madrid muestra la evolución del principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35. EFE

China, incertidumbre política y petróleo. Así podría resumir el panorama actual de los mercados en el inicio de año. Pero si alguien esperaba que a lo largo de los próximos meses el panorama se despejara, el equipo de análisis de Deutsche Bank España cree que no será así. Los fantasmas que han acompañado al mercado en la recta final de 2015 parece que han venido para quedarse.

A pesar del incremento de la volatilidad, Diego Jiménez-Albarracín, responsable de renta variable del centro de inversiones de Deutsche Bank España, considera que la Bolsa es única alternativa para sacar partido a las inversiones. En un entorno de tipos bajos, pese al endurecimiento progresivo de la política monetaria en EE UU, los parqués de los países desarrollados se erigen como los protagonistas de este 2016. Dentro de ellas, los índices europeos. “Las Bolsas europeas no están caras. Esto unido a las buenas previsiones de beneficios” debería servir de catalizador, no en el primer trimestre, pero sí en los próximos, advierte el experto.

Para la Bolsa española, el equipo de análisis de la entidad se muestra bastante optimista y fija como techo los 11.000-11.500 puntos en base a la valoración y los beneficios de las empresas. Es decir, respecto al cierre de hoy (8.900 puntos) supondría otorgar un potencial de revalorización de entre el 23 y el 30%. Eso sí, el responsable de renta variable del centro de inversiones de la entidad advierte que “la piedra en el zapato” de las cotizadas españolas es su exposición a Brasil, país en recesión y a la espera de ver si se confirma la destitución de su presidenta. No obstante, Jiménez-Albarracín cree que lo peor ya está descontado. “Para asistir a nuevas caídas sería necesario una debacle en el país americano”, afirma.

En este escenario, a simple vista poco halagüeño, resulta complicado elegir valores a los que confiar el dinero. Pero, pese a todo, existen oportunidades. Las opciones preferidas de la casas de análisis pasan por:

  • Enagás

Una de las principales fortalezas con las que cuenta la compañía es la rentabilidad por dividendo que a los precios actuales alcanza el 5%. La compañía cerró 2015 con una tímida revalorización del 4,5%, pero con esta alza suma ya siete ejercicios consecutivos de subidas. Desde los 10,25 euros a los que cerró en 2008 hasta los 26,10. Es decir, desde entonces se anota un 154%. Después de esta hazaña cabría pensar que la compañía ha agotado su potencial, pero no es así. El consenso de Bloomberg fija como precio objetivo los 28,78 euros, lo que equivale a retorno del 10,3%. El 42% de los expertos que siguen a la firma recomiendan comprar títulos de la compañía frente al 48% que se decanta por mantener y el 10% por la venta.

  • Iberdrola

Siguiendo con el sector eléctrico que se caracteriza por ser uno de los más resistentes en los momentos de mayor inestabilidad, otra de las compañías que despierta el interés de Deutsche Bank España es Iberdrola. La empresa que preside Ignacio Sánchez Galán suma tres años de subidas continuadas pasando de los 4,12 euros, a los que cerró 2012, a los 6,25 actuales. Su rentabilidad por dividendo también es de las más jugosas y supera de manera amplia el 4%. Los expertos que siguen el comportamiento del valor en Bolsa le otorgan un potencial del 6%. El 49% de las casas de análisis recomienda comprar títulos de la eléctrica, el 40% aconseja mantenerlos en cartera y solo un 11,4% se decanta por la venta.

  • Red Eléctrica

Incluso en los momentos más duros de la crisis, que llevaron a muchas empresas a anular su retribución al accionista o modificar los términos de la misma por medio de fórmulas como el scrip dividend o la entrega directa de nuevas acciones, el operador del sistema eléctrico español escapó a la tendencia y continuó mimando al accionista con la entrega del pago en metálico. A día de hoy la compañía sigue gozando de una jugosa rentabilidad por dividendo (4%) y ha encadenado cuatro años consecutivos de ascensos durante los cuales sus acciones se han revalorizado un 182%. El potencial que le conceden los expertos está en línea con los anteriores y ronda el 6,6%. La mayoría de los expertos considera que lo más apropiado es mantener las acciones de la compañía en cartera (44%), frente al 25% que opta por la compra y el 31%, por la venta.

  • Acciona

La empresa que preside José Manuel Entrecanales dispone de dos pilares. Por un lado su exposición al mercado energético, especialmente, el de las renovables y por otro, los contratos fuera de este sector. En octubre la compañía alcanzó un acuerdo para la integración de fabricante de aerogeneradores en Nordex. El objetivo de la operación es crear el gigante de la energía eólica. Los inversores recibieron la noticia con alegría y en solo día sus acciones subieron un 10%. La compañía concluyó el año con una subida del 44,5%. En la actualidad, Acciona analiza una cartera de cincuenta proyectos de concesiones repartidos por todo el mundo con el fin de crecer con esta actividad y posicionarse en los nuevos mercados internacionales. A día de hoy el consenso de Bloomberg le otorga un potencial del 6,5%. El 50% aconseja comprar; el 36,4%, mantener y el 14%, vender.

  • Ferrovial

La empresa de infraestructuras sería una de las grandes beneficiadas por la exposición a Europa del Este así como a los aeropuertos. Es de esperar que de ahora en adelante, la apertura de los estados de esta región del continente abra sus puertas a las inversiones extranjeras y aquí Ferrovial podría jugar un papel decisivo. El consenso le concede un potencial del 16,8%, hasta los 23,59 euros por acción.

  • IAG

Con la vista puesta en la recuperación del consumo la aerolínea, que cerró 2015 con una subida del 35%, sería otro de los valores a tener en cuenta. Además, IAG es una de las grandes beneficiadas por la caída del precio del crudo. La compañía resultante de la fusión entre Iberia y British Airways consiguió sanear su balance y gracias a ello, el año pasado recuperó la retribución al accionista. Pese al fuerte ascenso de los últimos meses, el mercado se muestra optimista con el devenir de la compañía en Bolsa y fija como precio objetivo 10,17 euros frente a los 4,45 de ayer al cierre. La mayoría de las casas de análisis se decanta por la compra de los títulos (81%) frente al 13% que recomienda mantener y el 6% que aconseja vender.