2015 finaliza con más de 100 redes de franquicia nuevas

2015 finaliza con más de 100 redes de franquicia nuevas

Este modelo de negocio se caracteriza por tratarse de una red de franquicia con un menor número de unidades dentro y con un nivel de inversión más bajo.

El año 2015 terminó con un saldo neto de 102 franquicias más en el mercado español. según recoge la última edición de la guía de franquicias de España, editada por Barbadillo y Asociados. De este modo, el sistema de franquicias encadena seis años de crecimiento consecutivo.

En lo que respecta a la evolución sectorial, el área que mayor crecimiento experimentó fue la hostelería y la restauración. Así, este espacio pasó de tener 152 centrales franquiciadoras a 171 redes, lo que supone un aumento del 12,5% durante 2015. Unas cifras que, a su vez, consolidan la posición de la restauración como cabeza del ranking de sectores.

Desde Barbadillo y Asociados, no obstante, sostienen que la evolución positiva del sector es consecuencia del notable incremento que durante el pasado año se produjo en el ámbito de las hamburgueserías, tanto de tipo dinero como gourmet. Del mismo modo, los restaurantes étnicos también se han caracterizado por experimentar un importante impulso en 2015. Dentro de estos, el que mayor subida tuvo fuen los asiáticos y, en concreto, los japoneses.

Por comunidades autónomas, Madrid sigue siendo la región que más sedes de franquicias sigue teniendo. Así, entre 2014 y 2015 esta comunidad experimentó un incremento del 2,8% en el número de estos locales, pasando de 242 a 352 en un año. Le siguieron en el ranking Cataluña, la Comunidad Valenciana y Andalucía.

Del mismo modo, en 2015 el número de establecimientos franquiciados creció un 11,9%, pasado de 56.962 a 63.792. Entre los sectores que sumaron un mayor número de aperturas destacaron el ocio infantil, la restauración temática, la moda low cost y los servicios especializados, sobre todo el sector inmobiliario.

La franquicia resultante de la crisis

Este documento también hace hincapié en trazar un perfil a propósito de la franquicia resultante de la crisis económica. En este sentido, este modelo de negocio se caracteriza por tratarse de una red de franquicia con un menor número de unidades dentro y con un nivel de inversión más bajo.

En concreto, la media de inversión actual se sitúa en 80.000 euros, frente a los 100.000 euros de media anteriores al año 2007. De hecho, desde Barbadillo y Asociados aseguran que un total de 595 marcas pueden iniciarse con menos de 60.000 euros.

Normas
Entra en EL PAÍS