Editorial

La firme apuesta de Bankia

La decisión de Bankia de eliminar comisiones a 2,4 millones de clientes con nómina domiciliada en la entidad constituye una nueva vuelta de tuerca en la guerra por captar clientes que vive el sector financiero. La medida, incluida en el plan estratégico a tres años que la entidad presentará en primavera, es también una declaración de intenciones sobre la voluntad de Bankia de mantenerse como un jugador independiente en el mercado. En un año que se presenta especialmente complicado para la banca, dada la estrechez de márgenes que se deriva de un entorno con tipos de interés casi al 0%, la apuesta del equipo que encabeza José Ignacio Goirigolzarri es potente, ambiciosa y altamente competitiva. El objetivo es captar 300.000 nóminas este año para compensar los 40 millones de euros que dejará de ingresar el banco al eliminar las comisiones.

“En los próximos tres años queremos definir una estrategia clara que nos diferencie de nuestros competidores”, aseguró ayer Goirigolzarri. La propuesta anunciada ayer es un adelanto de esa hoja de ruta y hace prever un ejercicio 2016 en el que la durísima competencia entre las entidades bancarias para captar clientes no solo beneficiará al mercado, sino también y, muy especialmente, a los consumidores financieros.