El Salón del Automóvil arranca con el récord en ventas

El coche autónomo, la batalla del futuro en Detroit

Hoy se presentan todas las novedades
Hoy se presentan todas las novedades

La industria del motor abre hoy las puertas del primer Salón del Automóvil del año, en Detroit (EEUU) con un ánimo especialmente triunfante.

Por un lado, las ventas de coches en este país han marcado un récord, hasta los 17.470.659 vehículos matriculados en el año, una cifra que supera por primera vez en la historia las matriculaciones del año 2000, las más altas hasta la fecha con 17.402.486 unidades. Supone un crecimiento del 5,7% respecto de las ventas de 2014. Cierran así la profunda crisis registrada en el sector desde 2009 y encaran un futuro lleno de retos encaminados a modificar la industria de arriba a abajo.

Vienen contentos pero no solo por las ventas. También han sido los absolutos protagonistas hace menos de una semana del Congreso de Electrónica de Consumo (CES, por sus siglas en inglés), celebrado en Las Vegas. Por primera vez, nueve compañías automovilísticas (Audi, BMW, Fiat Chrysler, General Motors, Ford, Hyundai, Mercedes, Toyota y Volkswagen) han concurrido a esta cita ajena a su propio segmento y hasta 115 empresas del motor.

Y en ella, han realizado anuncios y sellado acuerdos, como los de General Motors con Lyft, Ford con Amazon, Volkswagen con Mobileye o Volvo con Ericsson y Microsoft que certifican que la tecnología y el motor están cada vez más cerca de estrechar profundos lazos.

Así, el Informe Global de Automoción de KPMG de 2016 ya señala que “la conectividad y la digitalización son las tendencias más importantes en el sector de la automoción y así se mantendrán hasta 2025”. La necesidad de estar constantemente conectado, el uso del coche como un dispositivo móvil más y la capacidad del automóvil para captar datos de los conductores y traducirlos en nuevas experiencias de conducción serán “un elemento disruptivo”, señala KPMG.

“Nada va a ser igual en el sector de la automoción”, afirma Dieter Becker, responsable global de Automoción de KPMG. La irrupción del Big Data permitirá encontrar “una buena forma de añadir valor al cliente y ofrecerle experiencias personalizadas”, así como de fidelizarle a una marca, destaca Francisco Roger, socio responsable del sector Automoción de KPMG en España.

“Los fabricantes de coches seguirán liderando las innovaciones en automoción pero las tecnológicas se están convirtiendo cada vez más en proveedores necesarios, en parte de su industria auxiliar”, señala Roger.

En el horizonte, el coche que se conduce solo, la última evolución de un automóvil hipertecnológico y conectado al conductor, a las infraestructuras y a otros vehículos. Mientras la alianza Renault-Nissan ha anunciado que lanzará más de diez vehículos con tecnología de conducción autónoma durante los cuatro próximos años, para el 62% de los directivos del sector encuestados por KPMG, esta tecnología se convertirá en un importante criterio de elección de los consumidores en los próximos 15 años. A pesar de ello, todavía el 20% de los consumidores muestran desconfianza ante esta tecnología, que será la próxima frontera y la próxima batalla.

El temor sobre China recorre los pasillos

La grave crisis bursátil que atraviesa China en la última semana y que ha hecho perder miles de millones a las Bolsas de todo el mundo es una preocupación importante para los fabricantes de coches. China ha sido su El Dorado durante años, tanto en ventas como en lugar de producción, y el parón en el crecimiento del incombustible mercado emergente puede hacer un agujero en estas empresas. “Es una crisis muy preocupante pero no es exclusiva de China. Otras economías emergentes como Rusia o Brasil han perdido la potencia de arrastre del mercado que tenían en años anteriores y esto obliga a buscar nuevas escenarios a la industria”, afirma Francisco Roger.
Las previsiones apuntan a que, a finales de la década, se estarán fabricando 140 millones de vehículos en el mundo, 60 millones más que ahora. “Y este aumento de producción no va a colocarse en los mercados maduros. Si los emergentes actuales no lo absorben, habrá que buscar compradores alternativos”, detalla Roger. El informe Global de Automoción de KPMG de 2016 señala que los cinco nuevos mercados emergentes para esta industria serán Tailandia, Sudáfrica, Indonesia, Turquía y Argentina. El motor mira con interés el norte de África, siempre y cuando su inestabilidad política amaine.