Informe aprobado en el primer Consejo de Ministros en funciones

El empleo como aval

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros, en el Palacio de la Moncloa.
La ministra de Empleo, Fátima Báñez, durante la rueda de prensa tras la reunión del Consejo de Ministros, en el Palacio de la Moncloa.

El Consejo de Ministros ha aprobado hoy un informe sobre la evolución del empleo en la legislatura, que no tenía como objeto la aprobación posterior de ninguna ley sino sólo exhibir públicamente una vez más el inicio de la recuperación del empleo como el mayor logro del Gobierno.

Este balance ha sido presentado en la rueda de prensa posterior a la primera reunión del Ejecutivo en funciones por la Ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, quien hizo mucho hincapié en que, a diferencia de todas las crisis anteriores y de la marcha general de la economía en españa, en 2015 “toda el crecimiento económico se ha trasladado a la creación de empleo”. Para ello, esgrimió que el pasado año se saldará con un avance del PIBdel 3,2%, idéntico porcentaje al que ha aumentado la afiliación a la Seguridad Social en 2015”.

Los datos generales sobre creación de empleo son más que conocidos: un millón de nuevos ocupados entre 2014 y 2015 y una reducción del desempleo del 8% anual, cuando en 2011 el desempleo crecía a un ritmo idéntico del 8%. O que España ha generado uno de cada tres nuevos empleos creados en la zona euro el pasado año.

Por ello, el informe presentado hoy por Báñez se centró en combatir la principal acusación que hacen al Gobierno la oposición y los sindicatos:que la nueva ocupación es precaria y temporal.

Así, entre los datos ofrecidos hoy se explica, por ejemplo, que en la actual recuperación, la economía española ha empezado a crear empleo estable “tan solo un trimestre después de que haya comenzado a crecer el PIB, cuando en la salida de la anterior gran crisis de 1993 tardó seis trimestres”.

Igualmente, Báñez se esforzó por hacer distinguir entre el stock de trabajadores indefinidos (todos los que tienen ahora un empleo fijo en España) y el porcentaje de contratos estables sobre el total de todos los contratos que se firman cada mes. En función de esta diferenciación, la ministra insistió en que el 75% de los asalariados –esto es tres de cada cuatro– tiene actualmente un contrato fijo;mientras que solo el 8% de los nuevos contratos son indefinidos. Dicho esto, recordó que en 2007 antes del inicio de la crisis, el porcentaje de trabajadores indefinidos era incluso inferior, del 68%.

Pero en este punto, no explicó que esto es así porque de los 3,5 millones de empleos destruidos en la crisis aún falta recuperar 2,5 millones, que eran casi todos eventuales. De ahí que el porcentaje de fijos sobre el total haya crecido.

Báñez también destacó que el empleo entre los mayores de 45 años crece a un ritmo superior al 5%.

Todos estos datos le sirvieron a la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría para pedir una vez más al PSOE que participe en una gran coalición de Gobierno, “lo suficientemente sólida como para garantizar que se sigan haciendo las reformas que España necesita”. E insistió en reclamar este gran pacto PP-PSOE “para no interrumpir tan pronto” la recuperación del empleo y de la economía.

Sin embargo, no parece que los socialistas escuchen estas peticiones. Así lo confirmó el presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy quien tras recoger su acta de diputado defendió la gran coalición para conseguir “un grupo fuerte de 250 diputados”, con, PP, PSOE y Ciudadanos, con el que se podrían “hacer las reformas” y que daría “estabilidad y certidumbre” al país.

Si bien, Rajoy lamentó que “hasta ahora” no ha podido hacer una propuesta de este tipo al líder socialista, Pedro Sánchez, “porque no ha querido escucharla”. Por eso, el presidente popular dijo que será en su discurso de investidura donde detallará su propuesta de Gobierno.

En ese sentido, Sáenz de Santamaría aseguró que España se enfrenta a una “agenda (de reformas) moderada”, si gobiernan PP, PSOE y Ciudadanos, o a una “radical” si finalmente sale adelante la opción sugerida por Sánchez de un pacto de izquierdas. “El PSOE deberá explicar si se decanta por esta última opción “y se aparta de lo que los ciudadanos han votado mayoritariamente, que es la unidad de España y una política de crecimiento“, dijo.