El gasóleo cuesta hoy en torno a 0,96 euros el litro

El precio medio del diésel cae un 10% anual y baja del euro

Buena parte de las diferencias de precio entre comunidades se debe a motivos fiscales

El precio medio de venta del gasóleo de automoción en las estaciones de servicio españolas ha bajado del euro por litro por primera vez desde febrero de 2010, según los datos publicados ayer en el boletín petrolero de la Comisión Europea. El diésel cuesta actualmente una media de 0,96 euros por litro, un 7,3% menos que hace un mes y un 10,83% menos que hace un año, una rebaja que se enmarca en un entorno de desplome del precio del crudo.

Mientras tanto, la gasolina cuesta una media de 1,132 euros el litro, también en niveles de marzo de principios de 2010, y con una rebaja del 2,58% con respecto a hace un mes. De acuerdo a los datos del Geoportal del Ministerio de Industria, actualmente hay unas 8.100 gasolineras en toda España que venden el diésel por debajo de un euro el litro.

Los precios más bajos se encuentran en Canarias, Ceuta y Melilla, donde existe una fiscalidad diferente, aunque también hay gasolineras que venden el diésel a menos de 0,8 euros en Zaragoza y La Rioja. El crudo vive estos días una caída de precios en los mercados internacionales que viene a ahondar en el desplome experimentado desde el verano de 2014. A lo largo de la jornada de ayer, el barril de crudo de Brent, de referencia en Europa, caía por debajo de los 33 dólares por primera vez desde abril de 2004, lejos de los más de cien dólares que anotaba antes de iniciar la tendencia bajista en 2014.

El Brent ha profundizado su caída ante la perspectiva de que las tensiones entre Arabia Saudí e Irán impidan un eventual acuerdo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para restringir su producción a fin de impulsar los precios.

También ha contribuido a desanimar al mercado un aumento mayor de lo esperado de las reservas estadounidenses de productos derivados de los hidrocarburos, mientras que siguen preocupando las turbulencias económicas en China.

La evolución del precio del crudo no se repercute directamente en los carburantes, debido al gran impacto que tiene el peso de los impuestos y de la cotización de la gasolina y el diésel.

Desde los máximos históricos anotados en septiembre de 2012, la gasolina se ha abaratado un 25,62% y el gasóleo, un 33,36%.

Las diferencias de precios entre comunidades autónomas responden en parte a los últimos cambios en el tramo autonómico de los impuestos sobre carburantes. Cuatro comunidades autónomas han aplicado cambios con el comienzo de año en el impuesto autonómico sobre los carburantes, y las medidas van desde la eliminación del gravamen en Castilla y León hasta su implantación en Aragón, pasando por la reimplantación en Navarra y su devolución a los transportistas en Andalucía.

En Castilla y León, el impuesto sobre carburantes estuvo vigente hasta 2014 en su tramo máximo, situado en 4,8 céntimos por litro, y se redujo en 2015 a 1,6 céntimos. A partir de 2016, queda suprimido este tramo autonómico. En el caso de Aragón, se había convertido en una de las pocas comunidades autónomas que desde la creación de estos impuestos en 2002 había optado por no aplicar el impuesto sobre carburantes.

Sin embargo, en 2016 lo aplica por primera vez, por un importe de 2,4 céntimos por litro, que podrá ser devuelto a los transportistas y taxistas mediante el mecanismo del gasóleo profesional. En Navarra, el impuesto estuvo en vigor en 2012 y 2013, y se derogó a partir de esa fecha al considerarse que había provocado una “disminución significativa en el consumo de los productos afectados”.

En todo caso, a partir de 2016 vuelve a aplicarse el gravamen con un importe de 2,4 céntimos por litro que, como ocurre en el caso de Aragón, podrá ser devuelto a los transportistas y taxistas. Así lo aprobó recientemente el Gobierno de Uxue Barcos de Geroa Bai con el apoyo de Eh Bildu, Podemos e Izquierda Ezkerra.

En cuanto a Andalucía, era la comunidad autónoma que, hasta la fecha, no había establecido el mecanismo de devolución a transportistas y taxistas, a pesar de que el impuesto se encuentra allí situado en su nivel máximo de 4,8 céntimos por litro. Estos colectivos obtienen la devolución desde enero.

En la actualidad y tras estos cambios, las únicas comunidades autónomas que no aplican el impuesto autonómico sobre carburantes serán Castilla y León, País Vasco, Cantabria, La Rioja y Canarias.

La Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer), lamentó que las comunidades autónomas sigan actuando de forma “absolutamente unilateral y descoordinada” en la aplicación de estos gravámenes, que no hacen sino provocar efectos “frontera” en las zonas limítrofes entre distintos territorios.