Las sociedades con más de 500 socios acumulan 10.000 millones de euros
Juan Uguet, Carlos Val-Carreres y Marta Zarate, de Lierde Sicav, con un 19% de rentabilidad en 2015.
Juan Uguet, Carlos Val-Carreres y Marta Zarate, de Lierde Sicav, con un 19% de rentabilidad en 2015.

Las sicavs traspasables crecen un 47% en los tres últimos años

Las 25 sicavs con más de 500 accionistas acumulan casi 10.000 millones de euros

Cuando pasan el medio millar de socios pueden recibir dinero de fondos de inversión sin recargo

En plena polémica sobre el régimen fiscal de la sociedades de inversión colectiva de capital variable (sicav), esta tipología de instituciones de inversión no deja de ganar popularidad. De acuerdo con los datos de cierre de 2015, ya hay 25 de estos vehículos de inversión que cuenta con más de 500 accionistas. Estas sicavs más populares acumulan en conjunto un patrimonio de 9.835 millones de euros, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Cuando una sicav supera el medio millar de accionistas, adquiere una peculiaridad que la vuelve mucho más accesible: puede recibir dinero de cualquier fondo de inversión, sin que exista ningún tipo de peaje fiscal.

De este modo cualquier pequeño inversor que tenga parte de sus ahorros en un fondo puede transferirlo a uno de estos vehículos, asociados tradicionalmente con las grandes fortunas.

En los últimos tres años, el número de sicavs traspasables ha crecido un 47%, ampliando las posibilidades de inversión para los pequeños accionistas.

La sicav con mayor número de socios (7.524) es Brunara, fundada en 1987 y vinculada a Felipa Jove (hija del constructor gallego Manuel Jove). Maneja activos por un importe ligeramente superior a los 16 millones de euros. Con menos socios (5.532), pero con un gran tamaño aparece Torrenova, el vehículo financiero de la familia March para, que alcanza un patrimonio de 1.281 millones de euros.

Las sicavs traspasables aún son minoría. Representan menos del 1% del total, pero casi el 30% del patrimonio total.


Sociedades colaborativas

El experimento más arriesgado para democratizar las sicavs es el llevado a cabo por la Incubadora de Gestores. Este grupo de aficionados a la inversión en Bolsa logró reunir en 2014 más de 12 millones de euros para montar su propia sociedad de inversión colectiva, que se estrenó el año pasado. Desde su lanzamiento en abril, Smart Social Sicav ha logrado rentar cerca de un 6%, a pesar de las fuertes turbulencias bursátiles, convirtiéndose en la cuarta sicav con mejor desempeño entre las sociedades más populares.

El éxito de algunos de estos vehículos les ha llevado a intentar trasladar la fórmula a otros formatos. Es el caso de Lierde Sicav –gestionada por Augustus Capital y vinculada a la familia de César Alierta–. Esta institución de inversión colectiva ha conseguido un rendimiento del 19%, en un ejercicio en que el Ibex 35 se ha desplomado un 7%.

Para hacer tratar de hacer más accesible su exitosa fórmula de inversión, sus gestores han acordado replicar la estrategia a través de un plan de pensiones, el MG Lierde Plan de Pensiones Bolsa, en el que la firma M&G Valores actúa como promotor y Gespensión la gestora.