Ciudadanos obtiene una inesperada cuarta posición

Rivera no será la llave de ningún Gobierno

Ciudadanos fue la cuarta fuerza más votada ayer en España, con 3,4 millones de votos, el respaldo del 13,9% del electorado y 40 escaños, al 97,7% escrutado. Un resultado que no cumple las expectativas de la fuerza de Albert Rivera, a la que la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) situaba como tercera fuerza muy por encima de Podemos, que finalmente les ha adelantado con creces por la izquierda.

Es más, los dirigentes de la formación naranja insistieron una y otra vez durante las últimas semanas en que su aspiración era escalar hasta el segundo puesto y luchar de tú a tú con el PP por la presidencia. Los buenos resultados obtenidos por Ciudadanos en las elecciones catalanas del pasado 27 de septiembre hicieron catapultar a la formación de Rivera en las siguientes encuestas por encima de Podemos y les hizo albergar la esperanza de, como mínimo, luchar con el PSOE por la segunda posición del tablero político nacional. Incluso llegaron a estar a pocas décimas del PP según algún sondeo, en el inicio de la campaña electoral.

Sin embargo, los dirigentes de Ciudadanos no admitieron ayer haber logrado unos resultados peores de los esperados. Al menos no lo hicieron públicamente en las valoraciones iniciales de sus responsables, que fueron positivas.

Es más, en una primera comparecencia, su vicesecretario general, José Manuel Villegas, ya rebajó enormemente sus ambiciosas expectativas al asegurar que su partido había cumplido su objetivo: entrar en el Congreso de los Diputados, donde hasta ahora no tenían representación. De esta forma, el partido de Rivera ha intentado constantemente presentarse como el centro político, lo que podía situarles con posibilidad de ser la llave de un Gobierno de derechas o también de izquierda, pero finalmente no será llave de gobernabilidad para ningún Ejecutivo.

Además, en este escenario, distintos dirigentes de Ciudadanos se cerraban ayer la puerta a ser clave a la hora de investir al futuro presidente al recordar que la formación naranja se abstendrá para que gobierne la lista más votada, pero nunca apoyará a un Gobierno del que Podemos forme parte. Con estos resultados.

Ciudadanos no será por tanto decisiva para promover cambios políticos como los incluidos en su programa para reformar la Constitución o la Ley Electoral. Ni para revolucionar el mercado laboral, creando un contrato único con indemnización por despido creciente en función de la antigüedad del trabajador en la empresa, entre otras propuestas.

No obstante, el resultado de Ciudadanos fue mejor en unas comunidades que en otras. Así, por ejemplo destacó en Madrid donde empató con el PSOE por la tercera posición, con 7 diputados cada uno; y en Cataluña, donde empató en quinto lugar con el PP, con 5 diputados para cada una de estas formaciones. También adelantó a Podemos en Castilla y León, Castilla-La Mancha y Murcia, quedando tercero en estas tres comunidades.

Y, sin embargo, Ciudadanos no consiguió ningún diputado en otras comunidades como Extremadura, La Rioja, Navarra y País Vasco. Rivera había propuesto la eliminación del Concierto y el cupo vasco. Al cierre de esta edición el líder de Ciudadanos, Albert Rivera aún no había comparecido ante sus seguidores en su cuartel general montado en el hotel NH Eurobuilding de Madrid, donde, según fuentes allí presentes, el desencanto era la sensación generalizada entre sus cargos y militantes, ya que todos ellos esperaban conseguir entre 45 y 50 escaños.

"Somos gente normal haciendo cosas extraordinarias"

El líder de ciudadanos, Albert Rivera, fue recibido ayer por los militantes de su partido, con el cántico de "soy español, español, español", a lo que respondió que con los 40 diputados obtenidos por la formación naranja "habrá 40 hombres y mujeres valientes que van a pensar en España".

Lejos de admitir cierto pinchazo de Ciudadanos --que fue la cuarta fuerza cuando algunos sondeos le llegaron a dar la segunda posición al inicio de la campaña-- Rivera defendió que su formación "consolida el nuevo centro político, desaparecido desde la Transición, y que ha sugrido de la sociedad civil". 

"Somos gente normal, haciendo cosas extraordinarias", presumió Rivera y insistió en que "el centro existe y se llama Ciudadanos". Y añadió que esto ha sido posible porque "la vieja derecha ha perdido unos de cada tres votantes y la vieja izquierda, uno de cada cuatro".

Pese a ello, Rivera aseguró que su formación "será el eje fundamental de la nueva era política. Vamos a ser decisivos para formar nuevas mayorías". De hecho, explicó que "desde los extremos será muy difícil formar Gobierno" y por eso, Ciudadanos dialogará con todos "porque no son nuestros enemigos, sino nuestros compatriotas, y no se nos caen los anillos por hablar con quienes piensan distinto a nosotros".

Y avanzó que Ciudadanos promoverá el cambio de la Ley Electoral para que a esta formación no le cueste el doble que a PP y PSOE conseguir un escaño.

Normas
Entra en El País para participar